Conéctate con nosotros

Cultura

Cerrarán panteones 1 y 2 de noviembre en la CDMX

Publicado

en

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que los panteones permanecerán cerrados los días 1 y 2 de noviembre, días en los que en el país se festeja a los fieles difuntos.

La mandataria capitalina expuso que pese a que es una conmemoración especial para los mexicanos, es indispensable seguir observando las recomendaciones sanitarias a fin de evitar la propagación del COVID-19.

Te puede interesar

“No podemos dejarla a cada alcaldía, ha habido ya varias reuniones con los alcaldes y alcaldesas, y lo vamos a anunciar la próxima semana. Sabemos lo que significa en términos de la cultura el 1 y 2 de noviembre, lo que significa ir a celebrar a nuestros muertos a los panteones, pero al mismo tiempo, estamos en la pandemia y no queremos que a partir de las fiestas que se generen, que haya brotes y contagios”, señaló la mandataria.

La funcionaria capitalina detalló que actualmente se está en coordinación con las alcaldías y los pueblos originarios para informar a la población del cierre de los cementerios en dichos días.

“Lo que si es importante decirle a la ciudadanía que no es tiempo de fiestas desafortunadamente, no es lo que quisiéramos, pero es lo necesario, entonces, la pandemia sigue, tenemos que seguirnos cuidando, no es momento de grandes fiestas y vamos a buscar que podamos balancear la cultura y lo que significa el 1 y 2 de noviembre para los habitantes de la Ciudad y como controlamos la pandemia”, refirió.

Recordó que si habrá celebración virtual y aprovechó para pedir a la población que compre flor de cempasúchil a los productores capitalinos.

Adelantó que no habrá ofrenda monumental, pero habrá una plataforma virtual para que la gente suba la fotografía de sus familiares.

Cultura

Encabeza AMLO homenaje a Arnoldo Martínez Verdugo, precursor del movimiento democrático en México

El presidente López Obrador destacó que Arnoldo Martínez es uno de los precursores del movimiento democrático de México, a quien le tocó encabezar el movimiento de la izquierda

Publicado

en

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la ceremonia de inhumación y homenaje póstumo a Arnoldo Martínez Verdugo en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores en la alcaldía Miguel Hidalgo de la Ciudad de México.

En presencia de Martha Recaséns Díaz de León, viuda de Arnoldo Martínez Verdugo, el jefe del Ejecutivo destacó los aportes del político mexicano: impulsar el movimiento democrático y la promoción de ideales y principios basados en la austeridad.

Te puede interesar

“Tuve la dicha de conocerlo y me consta que fue uno de los precursores del movimiento democrático de nuestro país, pero en algo muy significativo porque a él le toca encabezar el movimiento de la izquierda para participar en la vía electoral y democrática. (…) Me consta vivió y murió como un hombre modesto, austero, sin lujos, sin bienes materiales, siempre poniendo por delante los ideales y los principios”, expresó.

El mandatario nacional también destacó que uno de los aportes importantes de Arnoldo Martínez Verdugo fue demostrar que la transición y los cambios son posibles por la vía electoral, democrática y pacífica, un proceso que “no era tan sencillo de explicar y entender, porque en la izquierda, de acuerdo al marxismo y a las ciencias sociales, las transformaciones debían darse por la vía armada, no se concebía en el conocimiento, la doctrina clásica del marxismo, la transición o el lograr los cambios por la vía electoral, por la vía democrática, por la vía pacífica”.

El presidente López Obrador señaló que en el tiempo en que Arnoldo optó por abrir este camino en México aún había resistencias y se decía que el que elegía esa vía era un reformista, un pequeño burgués.

“Ahora ya sabemos que esa vía electoral, democrática, pacífica, es posible para lograr una transformación profunda, estructural, radical, sin violencia. Lo intentó Salvador Allende y otros dirigentes, pero ahora ya está acreditada esa vía, y esa es una contribución importante de Arnoldo”.

Martha Recaséns Díaz recordó algunos de los aportes de su esposo a la vida democrática del país, y agradeció por el homenaje que hoy se le rinde.

“El pensamiento de Arnoldo dio pie a hechos trascendentales en la lucha democrática y en la vida política y social del país, sus objetivos eran múltiples, estaban estrechamente entrelazados en torno a un objetivo primordial: La construcción de una sociedad sin explotación con igualdad, una sociedad con justicia y con respeto a la dignidad humana”. 

Resaltó que a 9 años del fallecimiento de Arnoldo Martínez Verdugo, hoy se reúnen para celebrar la vida de su esposo, “porque hoy tenemos la posibilidad de concretar una parte de esa utopía compartida”. 

Asimismo destacó que la obra de Arnoldo tuvo mucho que ver para llegar a donde hoy se encuentra el país, “el allanó el camino” para construir un cambio, aseveró.

“Deseamos cambiar a México, sabemos que no basta con la voluntad y el conocimiento, así sean de muchos, para borrar la injusticia, la desigualdad, la antidemocracia; requerimos organización, participación, concurso amplio y permanente de todos los trabajadores del país y de quienes se identifiquen con este propósito, somos ambiciosos, queremos cambiar la vida, queremos que cambie la relación de fuerzas en el país, que los obreros, los campesinos, los colonos, los estudiantes, los profesionistas, los artistas y los intelectuales, las mujeres, los jóvenes y todas las personas que viven de su trabajo recuperen la iniciativa para llevar a cabo la insurrección cívica que nuestra nación requiere”, esto decía Arnoldo en 1982, expresó Martha Recaséns tras leer la cita.

El presidente López Obrador depositó una ofrenda floral y montó guardia de honor en memoria de Arnoldo Martínez Verdugo, acompañado por Martha Recaséns Díaz de León, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; el subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de SEGOB, Rabindranath Salazar Solorio; y Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de SEGOB. 

Asistieron a la ceremonia los secretarios de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval Gonzalez; de Marina, José Rafael Ojeda Duran; la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján; la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Olga Sánchez Cordero Dávila; el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Carlos Gutiérrez Luna; el gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, además de invitados especiales.

Leer más

Capital 21

EL ESPEJO DE EUGENIA: San Miguel de Allende… muy agradecido

Publicado

en

¿Cómo, tan inútil frente a Rembrandt, pintar la luz que emana de la oscuridad? ¿Cómo, tan lejos de Siqueiros, trazar la perspectiva de toda la vida?

Llegué a San Miguel de Allende bajo el cobijo de una canícula digna del desierto de Sonora. Sed, sudor, ahogo, y no obstante, un placer sensorial no compatible con la asfixia afloró en cada día y plenilunio. Debe ser, me dije, los retazos de historia de valientes, las terrazas y el tequila del ocaso, las muchachas hermosas o los charros lozanos y afables de esa ciudad conventual de espíritu creyente y misas cantadas. Pero no, hay algo más que todo aquello, porque, para remate, asistimos a un eclipse lunar que dejó absorto al pueblo entero.

Te puede interesar

El hotel de la calle Mesones es un refugio contra la insolación. Sol que abraza, abrasa e invoca a Abraxas, dios del fuego. No es casualidad que año a año se rinda tributo en San Miguel de Allende al jalisciense Carlos Santana, quien tituló con ese nombre a su larga duración de mayor éxito, que revolucionaria el rock de fusión contemporánea.

Quien nos guía en un recorrido de mediodía por rincones de la ciudad,  no es rockero, sino cantinflesco. Vamos al mirador para que puedan observar esta tierra hermosa, que hermosea el paisaje, país y peaje, país milagroso, miraculoso, dice, al ufanarse de haber nacido allí. Esa es la mansión que escogió Mario Moreno para residir o vacacionar aquí. Miren ese mural divino, expresa, al señalar el cuadro de pared que fuera pintado para rendir homenaje a Cantinflas y sus amigos. Allí se advierte a una María Félix sublime y coqueta; junto a la diva, Agustín Lara, que con rostro fino de daga veracruzana parece esconderse de Jorge Negrete; a un costado se divisa a Dolores del Río, quien cruza rauda y preciosa, no orgullosa, altanera ni Bikina, sino cabizbaja, que me recuerda la confesión que hiciera cuando contó la huida de su familia de la casa en Durango a la voz de su padre banquero que exhortaba tembloroso: vuelen, que viene Pancho Villa y nos arrasa. En primer plano del fresco, el Indio Fernández, el torero El Cordobés, Siqueiros con pincel en mano, y la generosidad siempre apreciada del reverendo José Mojica que le ha prestado un hábito de fraile a Pedro Vargas. Parecen dispuestos a ensillar dos caballos color blanco puro y ojos entre marrón y miel.

En la Casa Hoyos, una placa es testimonio de lo acontecido: Don Pedro Vargas nació en esta casa el 29 de abril de 1906. Obviamente nació un niño, no un don, pero nació con dones especiales: una voz grave y profunda, tenor de registro amplio, señorial, parsimonioso. Tras su éxito mundial diría que volvería a San Miguel para adquirir la mejor mansión, e hizo realidad su sueño al comprar la gigante casona cercana al mirador. Su carrera musical y cinematográfica lo convirtieron en leyenda viva de la canción y destinatario de homenajes, ovaciones y aplausos. Circunspecto, respondía: Muy agradecido, muy agradecido y muy agradecido. Es una frase oportuna para reconocer las bondades de un pueblo grato, cordial y tan complaciente que se convirtió en el colmenar de la generación beatnick: Kerouac, Corso, Snyder, Ginsberg, Burroughs. También es la tumba de su musa y duende: Neal Cassady.

Una aventura que comprende el viaje a la patria de la niñez es el Museo del Juguete Mexicano. Trenes a escala, muñecas artesanales, camiones, canicas, títeres, lotería, carrusel, forman un colosal y diminuto mundo feliz.  Walter Benjamín, que dedicó profundas reflexiones a los juegos infantiles, habría sido presa fácil de ese rincón de ternura y melancolía. En lo particular me sentí inmerso en el ring en el cual el Santo y Huracán Ramírez se enfrentan a los malhechores con rostro propio, Cavernario Galindo y Tonina Jackson. Todos hicieron gala de ingenio, llaves doble nelson, patadas voladoras, cumpliendo el ritual que el ex teniente de la Revolución mexicana Salvador Lutteroth legara al país, al fundar, hace un siglo, la Empresa Mexicana de Lucha Libre.

En recovecos casi inaccesibles, como suele suceder con la hegemonía del relato patriarcal, aparecen dos mujeres que tomaron por asalto su cuarto propio: María Tomasa Estéves y Salas, la Finé mexicana, insurgente independentista fusilada en 1814, y Guillermina Jiménez Chabolla, Flor Silvestre, tan bella que cambió la mueca de Paco Malgesto y gestó, como matria y guía, a la reconocida prole artística de los Aguilar.

En el auditorio del Centro Cultural Ignacio Ramírez, El Nigromante, dedicado a la memoria de quien fuera base piramidal del laicismo, recordé a mi hermana Matilde al escuchar con devoción al Cuarteto de Cuerdas de la Universidad de Concepción de Chile, alma mater en la que ella transitó en la lejana década del sesenta, y en la que se involucró con socialistas que años después fueron víctimas de cárcel, tortura y exilio, cuando el fascismo pinochetista hizo una francachela con la sangre joven y la memoria de Lautaro, Caupolicán, Salvador Allende y Víctor Jara. Tras interpretar a Mozart, hicieron una gala con música académica de su país, para cerrar, con la ovación de los treinta asistentes, con Gracias a la vida y Run run se fue pa’l norte, de la arpillera y cantora mayor, Violeta Parra. 

En una inmensa bóveda del mismo centro cultural, la curiosidad se convierte en estupefacción. El guía llamado Tlacaele, mexica entre mexicas, que tiene un impresionante parecido físico con el Lex Luthor que aparecía en el cómic de Superman, camina veloz, con brincos que lo hacen flotar sobre la piedra. Nos enseña el mural que David Alfaro Siqueiros dejó inconcluso, porque ciertas imágenes secretas fueron develadas y debió salir como alma que lleva la Inquisición. En las paredes se esconde un rostro que solo es posible observar si uno sigue el consejo del añorado libanés marchante, cuando decía que en el arte hay que transmutar a Santo Tomás, porque hay que creer para ver. Se trata de Marx, barba de algodón, cabello de escarcha, mirada de profeta, y, junto a la efigie en claroscuro difuminado, la hoz y el martillo en color amaranto junto a siete corazones que se entrelazan y desvanecen. En el tumbado un enorme misil que en la perspectiva parece caer sobre los andantes, culmina en el féretro de Ignacio Allende. El Coronelazo, que fue y es uno de los artistas más dotados del planeta, configura otra irreverencia magistral: el Lenin de la estación Finlandia, una de las imágenes más conocidas del líder bolchevique, aparece sin rostro y se convierte, gracias a la nariz torcida, en Ignacio Allende.

Allende se unió desde 1806 a la lucha por la emancipación. Su capacidad, liderazgo y formación militar lo convirtieron en el par de Miguel Hidalgo, con quien comparte la ventura de la independencia y la desventura de la muerte. Fue fusilado, decapitado y su cabeza, con la del Cura Hidalgo, fue exhibida por diez años como venganza y  amenaza. La antigua ciudad de San Miguel el Grande, renombrada Allende en 1826, rinde tributo en calles, puentes, museos, casas y plazas consagradas al héroe y mártir asesinado en Chihuahua.

Al dejar la ciudad observo vagones perdidos de un ferrocarril que alguna vez fue escenario de despedidas, llantos, besos, es decir, tren de la nostalgia, sin destino ni estación. Con razón el pintor peruano Felipe Cossío del Pomar, fundador en los años treinta, junto al gringo mexica Stirling Dickinson, de cuanta escuela de arte existe en San Miguel, dijo, al referirse al embrujo que lo había atrapado: Había bebido agua del chorro y según una vieja conseja de gentes del lugar, el que bebe esa agua tiene que volver. En el camino bebí cuanta agua me fue posible ingerir. Solo queda elevar una plegaria: San Isidro Labrador, quita el sol y pon más agua. Volveré a San Miguel de Allende: pintoresca ciudad de la luz y de la insurrección.  

Leer más

Cultura

“La tormenta perfecta”, el documental sobre la pandemia, en la Cineteca Nacional

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, invita a la ciudadanía a la proyección de este sábado 21 de mayo a las 8 pm; posteriormente llegará a Capital 21 Tv

Publicado

en

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, reiteró la invitación a las y los capitalinos para ver el documental “La Tormenta Perfecta”, que este sábado 21 de mayo se proyecta de manera gratuita en la pantalla al aire libre de la Cineteca Nacional; la función es a las 8:00 de la noche.

La mandataria agregó que tras su proyección en la Cineteca, el documental será transmitido en diferentes fechas en televisoras públicas, entre ellas Capital 21 y Canal 22.

Te puede interesar

“La Tormenta Perfecta” da cuenta de cómo se vivió y enfrentó la emergencia sanitaria por la COVID-19 en la Ciudad de México, así como la etapa de vacunación, el documental está dedicado a las víctimas de la pandemia. 

Esta producción fílmica se llevó a cabo a propuesta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó la jefa de Gobierno en conferencia de prensa de la semana pasada.

“Ellos nos lo propusieron, plantearon las dificultades que tuvo la ciudad para enfrentar la pandemia, la coordinación que hubo con todas las instituciones de Salud, el apoyo del Gobierno de México, la Defensa, la Marina, el IMSS, el ISSSTE, etcétera; y, al mismo tiempo, desde que inició el Programa de Vacunación, les llamó mucho la atención el proceso de vacunación en la ciudad. Entonces, fue conjuntamente que se realizó el documental”, explicó.

Sheinbaum Pardo comentó que ante las posibles críticas de la oposición, este proyecto debe tomarse “precisamente como un documental”, pues plasma las acciones puestas en marcha por el Gobierno de la Ciudad de México y las diversas instituciones de salud y dependencias locales y federales que colaboraron para enfrentar esta crisis sanitaria.

“Fue muy doloroso para todos y para todas, pero es importante que quede documentado qué fue lo que se hizo en la Ciudad de México. Entonces, por eso es testimonial de personas, tanto del Gobierno de la Ciudad como personas que estuvieron en hospitales, enfermeros, enfermeras, y el proceso de vacunación”.

Leer más

Tendencia