¿Los mexicanos leen historietas?

niños comic

A razón del Free Comic Book Day celebrado el sábado pasado visitamos una de las tiendas más importantes de la Ciudad de México y esto fue lo que encontramos.


Son las 7 de la mañana y la fila ya le da vuelta a la cuadra que comprenden las calles de Niza, Marsella, Venecia y Liverpool en la colonia Juárez. Alrededor de 500 personas, de las 5 mil que desfilarán este día, esperan que “Decomixado” abra sus puertas para celebrar el “Free Comic Book Day”, iniciativa creada en 2001 por las tiendas de comics de Estados Unidos y que desde hace algunos años se celebra en nuestro país el primer sábado de mayo.

Adentro, los voluntarios y trabajadores abren cajas, cargan pilas de revistas y embolsan los pedidos del día. Comenzaron en la madrugada y a un par de horas de iniciar aún faltan cosas por hacer. Verónica Hernández, gerente de la tienda, corre de un lado a otro ultimando detalles y dando órdenes por el radio. Ella rompe con el cliché del dueño de tienda de historietas que todos se imaginan: Gordo, pelo largo con cola de caballo, huraño y con muy pocas habilidades sociales. Al contrario, es amable y con una sonrisa presta para servir de respuesta a cualquier pregunta, mía o de quien sea. Algo raro para cualquier prestador de servicio del siglo XXI.

Nació como de un hobby, siempre he coleccionado comics y ahora el hobby se hizo trabajo. Qué mejor que trabajar en lo que más te gusta, ¿no?” explica Verónica sobre su llegada a este negocio en el que asegura vivir muy feliz. “Sí, sale del cliché. Ahora es más común pero no a mi edad. Normalmente es gente más chica a mi edad, me dicen ‘Ella no debería estar leyendo tantos comics’, pero bueno ya estamos aquí y es muy divertido”.

La plaza de 3 pisos fue acondicionada para que hoy todo sea referente a esta celebración. En la planta baja se encuentran mesas con autores nacionales que muestran su trabajo a fanáticos y neófitos, en medio hay un área de videojuegos y en el tercero esta la joya de la corona. Una larga mesa en la que esperan las publicaciones por sus ávidos lectores.

Para las 10 de la mañana que Decomixado abre sus puertas, la fila de gente ya comienza su segunda vuelta a la manzana. La punta de esta cola son dos chicos de 20 años que llegaron a las 6 de la tarde del día anterior. Quince horas después lucen cansados, pero contentos por haber evitado el gentío que se extiende detrás de ellos.

“Se comenzó a llenar como a las 5 o 6 de la mañana” dicen los chicos, que aunque no quieren decir su nombre, cuentan alegres su experiencia en la fila. “Valió la pena esperar casi un día, fue una experiencia muy divertida. Cotorreamos, conocimos mucha gente nueva, en la noche vimos como atrapaban a una persona”.

Esta es la tercera ocasión que Verónica Hernández y Elías Ortiz, los dueños de la tienda, celebran el Free Comic Book Day. En esta ocasión más de 15 mil comics, mainstream e independientes, serán repartidos. “Básicamente se trata de regalar comics – explica Verónica – Se mandan publicar ediciones especiales para regalarlas una vez al año y que la gente que no sabe qué son los comics o qué puede empezar a leer se acerque y entonces tengamos un lector más”.

La fecha está cobrando tanta fuerza que autores reconocidos en el mundo de las letras, como Chuck Palahniuk, escogen este día para presentar sus nuevas obras. En el caso de Palahniuk hoy presentará el primer capítulo de su novela gráfica: Fight Club II.

Palahniuk no es el único novelista que ha incursionado en la historieta, ni están los novelistas gráficos excluidos de las letras. Autores cono Neil Gaiman o Alan Moore siempre son referentes literarios de los lectores de ambos bandos. El locutor y escritor Julio Martínez Ríos, da algunas buenas razones para ello. “Como escritor el comic te puede dar muchísimo. Te enseña a escribir, te genera ideas. A mí me han servido mucho para aprender a desarrollar ideas. Si te gustan los superhéroes te puedes quedar con ellos, si te gustan otros temas te puedes mover. El ritmo de creación es brutal, el ritmo al que se hacen las historietas es apabullantes”.

Dan las 3 de la tarde, dada la cantidad de gente que sigue llegando al evento uno pensaría que en la Ciudad de México todo el mundo lee historietas. Actualmente se distribuyen aproximadamente 100 títulos de este producto cultural en los puestos de revistas de todo el país ¿Pero en verdad leemos todos comics en esta ciudad?

Jorge Tovalin, editor “Comikaze” la única revista impresa sobre comics que hay en el país, opina que si bien no todos leen, la cantidad de lectores va en ascenso. “Los mexicanos leen comics, sobre todo el público juvenil. No creo que tanto los mayores de 30 o 35, más bien los jóvenes con los superhéroes, por la películas. Los adultos están leyendo cosas un poco más maduras, publicaciones de Vertigo que estábamos esperando desde hace 15 años y que apenas están llegando a México. Terror, suspenso y crimen, son los temas que más nos gustan”.

El guionista y traductor Alberto Calvo opina que históricamente México ha sido un país que consume historieta, entre otras cosas, por lo amigable que es con los lectores noveles.

“Se habla mucho de que el mexicano no lee, pero una enorme ventaja que tiene la historieta es la accesibilidad que tiene. El hecho de no que no sean páginas llenas de texto evita el miedo y flojera que siente la gente por la lectura. El apoyo visual que ofrece el comic es algo que hace que te den ganas de leer” Alberto Calvo

El historietista Augusto Mora considera que si bien muchos mexicanos leen comics y que el lenguaje de la historieta es para todo el mundo, el público en general desconoce que hay un universo más allá de las mallas y las capas.

“Hay tantos temas posibles que se puede abordar cualquiera y (los autores) creemos que (la historieta) puede llenar esa necesidad de conocer cosas nuevas que tiene el lector, de la misma forma que lo hacen los libros o las películas”, el comic es el medio, los géneros son interminables, asegura Mora.

Esta misma idea es compartida por el ilustrador Raúl “Wako” Hernández. “… la gente identifica la palabra comic con el género de superhéroes, pero hay muchos otros géneros. Hay muchos comics que son para adultos y sería un erros confundirlos con material para menores. Y para eso es el Free Comic Book Day, una celebración importante, sobre todo para las empresas pequeñas, que no tienen la distribución de Marvel o DC. Es un momento para que la gente le dé una oportunidad a estos trabajos y si les gusta se vuelvan lectores”.

“Leer comics es una buena forma de comenzaren la lectura. Puedes comenzar con los comics y te saltas a los libros” dice convencida  Miriam Reyes de 21 años desde el penúltimo lugar de la fila que sigue dándole la vuelta a la manzana. Todos y cada uno de los fans y autores entrevistados hoy aseguran haber aprendido a leer (en español e inglés) a través de los comics.

Cabe resaltar que Decomixado es una de las pocas tiendas que distribuye material de los historietistas mexicanos independientes, no sólo material de Estados Unidos o Japón.


Son las 5 de la tarde y la lluvia ya hizo su aparición, pero nadie se mueve de su lugar. Algunos aun hacen fila para subir por sus regalos, otros esperan para que alguno de los artistas invitados les dibuje un sketch o firme alguna de las postales conmemorativas (también gratuitas, pero limitadas) que este año son de Star Wars. Otros más esperan para entrar a la tienda, donde hay regalos especiales para los que compren.

Leer comics en papel es algo que se había perdido un poco con el Internet. Ver tanta gente aquí representa que quieren volver al comic, a la cultura pop. Hay mucha gente que se quiere unir, está buscando la forma y el Free Comic Book Day es el momento ideal para comenzar”

 

Elías Ortiz

“Estos eventos me encantan, se me hacen muy divertidos. Genera que la gente regrese a las tiendas, ahora que hay tantos medios digitales y puedes descargarlo todo. Que se den este sentido de convivencia es muy padre

 

Julio Martínez Ríos

Alonso y Ángel vienen del Estado de México, tienen 17 y 16 años de edad respectivamente y  esperaron 4 horas en la fila antes de pasar por su trofeo más deseado: el número 0 de Secret Wars (Marvel) y el nuevo comic de Pokemon.

Pero ¿qué hace a alguien esperar tantas horas en una fila y soportar la lluvia? “Las portadas exclusivas – responde Alonso – eso y que cuando es gratis pues quieres venir”. Pero nada es realmente gratis en la vida. Las tiendas de comics pagan por cada uno de los ejemplares que van a regalar el día de hoy, así que los organizadores esperan que la mayoría de “curiosos” que se acercan a este evento por primera vez regresen a la tienda y se suscriban a algún título de los que hoy encontraron. “Esperamos que mucha gente se una la causa, que se conviertan en lectores” afirma Verónica.

Así pasan las horas finales del Free Comic Book Day en este lugar y la gente sigue llegando. No hay desorden ni peleas en la fila, raro es ver a alguien que se cuela y quien lo hace resulta ser nuevo en este asunto. Todo el día ha sido lo mismo y sin vigilancia, puro sentido común de los fans. En condiciones normales (conciertos o eventos deportivos) ya habría por lo menos un par de detenidos.

Si te das cuenta todos los que nos dicen ñoños, frikis o nerds somos gente de buen corazón porque leímos comics” afirma Elias Órtiz, dueño de Decomixado y agrega que en muchos de los comics que leen los fans se aprende “lo que es bueno y qué es lo malo. Eso es algo que construye gente, que hacen que crezcan mucho mejor”.

Son casi las 9 de la noche y la gente se retira poco a poco del lugar. La fiesta ha terminado con más caras felices que decepcionados. El equipo de Decomixado se repliega para hacer un recuento del día. Esperaban 3 mil personas y dejaron de contar en las 5 mil, así son de sorpresivos estos días.

Ahora habrá que esperar otro año para que el Free Comic Book Day vuelva a celebrarse y seguramente convenciones, presentaciones y estrenos de películas se atraviesen camino a esta fecha, muchos fans se perderán en el “merchandising”, otros, los menos, se volverán lectores asiduos. Lo importante, como comenta Augusto Mora es “que la gente vea que el trabajo que hacemos los historietistas es con mucho cariño, que nos desvivimos haciéndolo, que buscamos expresarnos y de la misma forma y cariño esperamos que la gente los lea”.

 

Texto y Fotos: Edgar Olivares