La sonda Cassini entra a los anillos de Saturno

sonda-cassini

Se trata de la última fase de su misión de 13 años, con la que aportará información hasta ahora desconocida sobre Saturno.

La sonda Cassini, la primera nave que ha orbitado en Saturno, entró este miércoles a los anillos de este planeta, en lo que será la última fase de su misión de 13 años, la cual terminará el 15 de septiembre de 2017 con su desintegración. Desde octubre de 1997 la sonda fue lanzada y ahora proporcionará datos científicos que no se habían podido recopilar, pues hasta el momento no se había aventurado en esta zona.

Se espera desentrañar la gravedad del planeta a partir de la minúscula atracción que los anillos ejercen en la nave, también se busca conocer la composición de las partículas de éstos, y sondear las capas de la atmósfera superior de Saturno. Para esto, las estaciones que la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene en Argentina y en Australia ayudarán a recibir los datos científicos de radio.

“¡Eso es todo! A través de la brecha entre #Saturno y sus anillos. Los instrumentos están encendidos, pero estamos fuera de contacto con la Tierra. ¡Aquí vamos!”

 

Se trata de un proyecto en el que han colaborado la NASA y la ESA. Desde julio de 2004, año en que Cassini llegó a Saturno, se han obtenido datos sin precedentes para responder a cuestiones fundamentales sobre el origen de este planeta y su sistema de anillos.

En estos 13 años de misión, la sonda ha cubierto cerca de la mitad de la órbita del planeta, que tarda 29 años en dar una vuelta en torno al Sol. Además, en enero de 2005, se desprendió de la sonda europea Huygens, que aterrizó en Titán, la mayor luna de Saturno.

Como le queda poco combustible, el fin de Cassini se ha programado para el 15 de septiembre próximo. La sonda hará un cambio de trayectoria que la conducirá a desintegrarse, para evitar una potencial contaminación de las lunas de Saturno, sobre todo en los lagos de Titán o los mares de Encélado, donde se han descubierto géiseres con compuestos químicos esenciales para sustentar microbios.