El gobierno de China frena fichajes millonarios de futbol

Los equipos deberán pagar la misma cantidad que gasten en incorporar a jugadores extranjeros a un fondo para el desarrollo del fútbol chino.

La Federación China de Fútbol anunció que a partir de la próxima temporada, los clubs de la Superliga deberán abonar un pago equivalente al importe total del traspaso de un futbolista extranjero a un fondo de desarrollo de este deporte a nivel local. La medida estará vigente a partir del 19 de junio.

Este dinero servirá para el Fondo de Desarrollo del Fútbol de China y se destinará al entrenamiento de jóvenes jugadores, a la promoción del deporte en la sociedad y a actividades benéficas relacionadas con el fútbol. Aún se desconocen más detalles sobre los parámetros que se utilizarán para determinar cuáles deberán pagar esta tasa.

De esta manera las autoridades tratan de frenar un fenómeno creciente en los últimos años: equipos chinos que fichan a estrellas extranjeras con las que confían subir el nivel de sus equipos y reunir a más espectadores en los estadios. Tal es el caso de fichajes como el de Hulk, Oscar y Carlos Tevez.

Cabe destacar que ésta no es la primera medida de las autoridades, aunque sí la más contundente. Hasta ahora, la Federación de Fútbol de China había establecido un límite de tres jugadores extranjeros por partido. Otra novedad es que, a partir de la próxima temporada, los entrenadores deberán alinear, por cada jugador foráneo en el once titular, un futbolista local sub23.

Días antes de este anuncio, el equipo de la Superliga china Tianjin Quanjian emitió un comunicado desmintiendo cualquier negociación con el Chelsea por el traspaso de Diego Costa, pues se había comentado que el club chino había ofrecido 90 millones de euros por el delantero.

La asociación advierte además de la prohibición de firmar contratos, uno para las autoridades a efectos de pagar impuestos y otro, bastante más alto, con el precio real de la transacción. La gestión de clubes chinos por parte de grandes empresarios del país ha sido una vía para sacar dinero de China e incluso se cree que también para lavar dinero.