Conéctate con nosotros

Capital 21

“No somos ‘los olvidados’ del oriente”: entrevista con Jesús Villaseca, director de la Escuela de Cine Comunitario Pohualizcalli

Publicado

en

“Nunca, jamás”, sostiene Jesús Villaseca Chávez, fotoperiodista oriundo de Iztapalapa con 19 años de experiencia, cuando se le pregunta si imaginó alguna vez que existiría en la alcaldía una escuela de cine y fotografía gratuita. 

Ubicada al interior de la Utopía Papalotl, la Escuela de Cine Comunitario y Fotografía Pohualizcalli, de la que Villaseca Chávez es director, se inauguró en agosto de 2020 en plena pandemia y ante la limitación de arrancar con clases a distancia; no obstante, casi 800 alumnos, de los cuales más del 80 por ciento viven en la demarcación, se inscribieron a los primeros cursos gratuitos. 

Te puede interesar

“Nací en Iztapalapa y aquí jamás tuvimos opciones de aprender fotografía y mucho menos gratis. Cada quien tenía que salir,  había pocas oportunidades y siempre nuestra comunidad  fue un poco como el patio trasero de la Ciudad de México, y hasta ahora se nos está haciendo justicia con esta política social que se está implementando. La gente se volcó y está feliz: deporte, cultura, recreación, entretenimiento, rescate de espacio públicos, el alumbrado público, hay tantas cosas que no acabaríamos de todo lo que se está haciendo”, cuenta Villaseca Chávez en exclusiva para Capital 21 desde el interior de Papalotl. “Y desde luego en Cine y Fotografía estamos muy contentos; no es que a nuestra gente de Iztapalapa no le guste el cine o la fotografía, simplemente lo veía muy lejano por las cuestiones monetarias y aquí, insisto, de muy buena calidad y gratuito, no les cuesta nada. Hay equipamiento, tenemos cámaras, tenemos laboratorio de foto, tenemos computadoras, tenemos lo necesario y estamos haciendo cosas increíbles”.

Un año y medio después, y tras pocos meses de que la sociedad volviera a sus actividades cotidianas de forma paulatina, Pohualizcalli recibió más de 3 mil solicitudes para inscribirse y la sorpresa fue mayor cuando entre los solicitantes encontraron a personas de diversas partes de la República y el mundo, como Colombia, Argentina, Perú, Bolivia, Guatemala, y uno que otro alumno de Italia, Francia, España e Indonesia, cuenta Jesús Villaseca ahora desde una de las aulas de la Escuela de Cine y Fotografía que pronto podrían ser insuficientes ante la demanda que existe, un problema que el director de Pohualizcalli ve con entusiasmo como una oportunidad para pensar formas creativas en donde el espacio sea el menor de los problemas pues, sostiene, el cine se hace en las calles.

¿Cómo surge este proyecto?

Este proyecto surge porque yo estuve trabajando 16 años en Faro de Oriente, de aquí de Iztapalapa, aunque depende del gobierno de la Ciudad de México, del área de Cultura directamente. A nuestra alcaldesa la conocemos desde hace muchos años, viene de la lucha social,  por eso a mucha gente le cuesta trabajo entender la política que ella lleva; lo que ella hizo fue transformar la lucha social en política social, le interesa mucho nuestra comunidad. Ahí surge una propuesta de parte de nuestra alcaldesa para poder armar un proyecto, así surge la Escuela Pohualizcalli, un proyecto comunitario, quizá alejado un poco de las grandes instituciones como el CUEC, el CCC, ahora la ENAC, también, y otras, con la intención de atender al mayor número de nuestra comunidad, de nuestra población, y también sabiendo lo difícil y lo caro que es estudiar cine y fotografía.

¿Qué es una escuela comunitaria?

Es llegar a la gente que nunca tuvo la posibilidad. Principalmente hacia allá va enfocado nuestro proyecto, precisamente por eso, por lo caro que era, y tratar de atender al mayor número de población, de nuestros jóvenes y no tan jóvenes, tenemos gente jubilada también. Y sirve un poco, como lo ha dicho la alcaldesa, para pacificar nuestra alcaldía. No lo podemos ocultar, sabemos que hay violencia, pero creemos que estos proyectos son la única vía: el arte, la cultura, el deporte, son la única vía para que nuestros jóvenes tengan diferentes alternativas y se apoderen de los espacios públicos. A eso le llamamos comunitario, donde cabemos todos, eso es comunidad, crear comunidad. 

¿La cultura, el deporte, son las vías para la seguridad?

Yo voy con la cultura definitivamente, 18 años he trabajado y hemos visto resultados increíbles, es decir, hay que irnos a la base de la problemática, si atendemos el problema como lo estamos haciendo aquí, desde raíz, da muchos mejores resultados. Y los resultados han sido esos: trabajar de cerca con la comunidad. Aquí a los maestros sí les pedimos calidad, trayectoria, capacidad para poder ofertar y dar clases, que su sistema pedagógico sea interesante, su plan de estudios sea atractivo, pero lo principal es que sean empáticos con nuestra comunidad, y nuestra comunidad se ha volcado impresionantemente porque lo que hicimos fue sí, clases gratuitas, por lo que siempre hemos luchado: clases gratuitas pero de calidad.

El espacio público por y para la comunidad.

La Escuela de Cine Comunitario y Fotografía Pohualizcalli forma parte de la Utopía Papalotl, ubicada donde antaño fue el mercado de compra venta ilegal de autopartes más grande del país, conocido como La Ford, en la Colonia Reforma Política, un predio que fue expropiado por el gobierno del entonces Distrito Federal hace 14 años, pero no fue hasta 2020 que comenzó la edificación de las Unidades de Transformación y Organización Para la Inclusión y Armonía (UTOPÍAS), un programa de la alcaldía Iztapalapa, gobernada por la morenista Clara Brugada, cuyo objetivo es la recuperación de espacios abandonados para la creación de parques públicos.

“Yo conocí este lugar cuando tenía 8, 9 años. Yo vivo en el Cerro de la Estrella y aquí fue el predio denominado la Ford; el predio de la Ford fue un mercado de refacciones usadas; hace muchos años las aseguradoras vendían lotes de autos chócados, algunos para reparar y volver a ponerlo en circulación y otros muy dañados para refacciones. Así empezó a surgir el mercado de los famosos deshuesaderos, empezó en Iztapalapa y de ahí se fue a muchos lugares. En el centro de Iztapalapa surgieron los primeros y después se vinieron extendiendo hacia esta zona y más adelante hay otros, y después se extendió. 

En este predio habían eran varias calles, la calle principal era la Ford, la Datsun, la Chevrolet, pero con el tiempo empezó a degenerar un poco el comercio de auto partes y se convirtió en un mercado muy poderoso de autos robados, y entonces vino un operativo en la gestión de Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno, y se hace el operativo y detectan aquí una cantidad impresionante de coches robados y se da por primera vez la extensión de dominio, es decir, por hacer mal uso de sus propiedades, el gobierno puede incautar, y es lo que se hace: se recupera este predio y ahora se lanza este gran proyecto de la Utopía Papalotl”. 

¿En qué se convierte este lugar tras su recuperación, hace 14 años?

Un baldío, hace tres años todavía era un baldío y después, con la gestión pasada de la alcaldesa, decide empezar a recuperar los espacios públicos y lanzar este gran proyecto de las Utopías. Crear estos espacios dignos de primer nivel, de primera calidad, gratuitos para que la gente aproveche estos espacios.

Otro gran ejemplo que te podría dar dentro de nuestra alcaldía es el Parque Cuitláhuac, fue el tiradero más grande de América Latina, por eso llamaban el tiradero; a los de Iztapalapa nos conocían por el tiradero y el viacrucis, y después por la violencia, la inseguridad, pero principalmente por el tiradero y el víacrucis. Impactaba hasta esta zona todo el tiradero, Santa Cruz Meyehualco, Leyes de Reforma, Renovación, muchas colonias. Ahora el Parque Cuitláhuac, nuestra alcaldesa le llama el Chapultepec de Iztapalapa, va a tener un gran lago, ya está terminando. Hectáreas y hectáreas a disposición de nuestra comunidad, todo gratis. 

Aunque parece que la conversación con Jesús Villaseca está alejada del eje central de Pohualizcalli, que es el cine y la fotografía, no es así. La Escuela de Cine Comunitario y Fotografía puede ser semillero de innumerables talentos… o no, puede que sea lo de menos. Su objetivo es otro: acercar y reconocer a la comunidad y que a su vez sea ésta la que decida qué hacer con sus recién apropiados espacios públicos. La mirada va en otra dirección. Y justo esa nueva dirección sea quizá la mirada que hace falta en los proyectos cinematográficos nacionales. 

Yo creo que sí ha habido clasismo, racismo, elitismo en el cine y es real. Todos lo sabemos. Qué bueno que existan escuelas que pueden llevar a cabo esta formación y esta preparación pero yo insisto, nuestro proyecto es diferente, nuestro proyecto es comunitario y precisamente lo que estamos haciendo y lo que queremos hacer es contar nuestras propias historias, no somos los olvidados, no hablo de ‘Los olvidados’ de Luis Buñuel, pero no somos los olvidados del oriente, ahora nosotros vamos a contar historias, nuestras propias historias, y de aquí seguramente saldrán grandes directores, grandes fotógrafos, grandes guionistas, artistas en general porque nuestra gente estaba ávida de una oportunidad y no la suelta. ¿Qué va a surgir con esto? Grandes historias, aquí hay historias para aventar para arriba y romper con esos clichés tradicionales del cine en todos los niveles. Aquí tenemos la oportunidad de contar nuestras propias historias y eso es un reto muy padre y nos llena de orgullo. 

Capital 21

CDMX y Gobierno de México llevarán internet gratuito a más de 300 colonias de la ciudad.

Publicado

en

El gobierno de la Ciudad de México y el Gobierno de la República, unirán esfuerzos para llevar Internet para Todos, público y gratuito, en más de 300 colonias de la capital, informó el titular de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México, José Antonio Peña Merino. 

La Ciudad de México se convirtió en diciembre de 2021 en la ciudad más conectada del mundo tras pasar de 98 puntos de acceso a WiFi gratuito, en diciembre de 2018, a 21 mil 500 puntos de acceso a finales del año anterior. Hoy, el número de puntos de acceso de WiFi gratuito en la ciudad asciende a 23 mil 506 puntos de acceso.

Te puede interesar

En la conferencia matutina de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, Merino destacó la habilitación de puntos WiFi gratuitos en casi mil escuelas primarias y secundarias. La meta, dijo, es habilitar WiFi gratuito en 2 mil 662 escuelas, de las cuales mil 937 son primarias y 725 secundarias.

Asimismo, informó sobre la habilitación de puntos de acceso a internet gratuito en 79 Unidades Habitacionales, y la meta es alcanzar la cifra de 3 mil 177 para un total de 2 mil 709 servicios de internet en 7 mil 610 puntos de acceso WiFi.

Internet para Todos. CDMX se suma a programa del Gobierno de México

El titular de la ADIP, informó que en colaboración con el Gobierno de México, a través de la CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, se llevará el acceso gratuito a 303 colonias que hasta hoy no cuentan con puntos de acceso WiFi gratuito.

Por su parte, el transporte público también recibirá una importante actualización de los puntos de acceso WiFi que actualmente tiene con la instalación de 300 puntos de acceso en 226 estaciones del Metrobús, que hoy cuenta con 39 estaciones con WiFi público en las líneas 2 y 6.

Leer más

Capital 21

EL ESPEJO DE EUGENIA: En Acolman con la canción más popular del planeta

Publicado

en

Un solazo ilumina el arte plateresco del frontispicio del Convento de San Agustín en Acolman, Estado de México. La cabecera municipal lleva el nombre de Acolman de Nezahualcóyotl, en tributo al rey poeta, gobernante de Texcoco en la era prehispánica,  el que nos señalaba en el siglo XV el carácter democrático de la muerte, único poder capaz de igualar a todas las personas en su inexorable destino:

Nadie en jade,
nadie en oro se convertirá:
En la tierra quedará guardado.
Todos nos iremos
allá, de igual modo.
Nadie quedará,
conjuntamente habrá que perecer,
nosotros iremos así a su casa. (1)

Te puede interesar

Acolman, -vecina de las pirámides de Teotihuacán,  por lo que desde cualquier lugar se observa la danza en el viento de los globos aerostáticos-, es la tierra de las piñatas. Desde hace cuatrocientos años se confeccionan y no son artilugios suntuarios para la fiesta infantil, sino objetos elaborados con paciencia, destreza, habilidad y maestría, al punto que sus creadores no son considerados artesanos, sino artistas, también expertos talladores de títeres y figuras que cobran vida sin olvidar su pasado de piedra: ónix, jade, obsidiana.

A un costado del antiguo convento, devenido museo, un pequeño restaurante lleva el pomposo nombre de Misión de los Frailes. Un apacible y cortés mesero nos ofrece un desayuno que incluye chilaquiles, quesadillas, y en especial, huevos divorciados. Ante mi sorpresa, responde: es que el uno lleva salsa roja y el otro, verde.  Haberlo sabido antes.

En un encuentro político y festivo con mujeres del Estado de México, evento que tiene como propósito conocernos y aprender en común, generamos el ambiente propicio para consultarles por el rol de la mujer contemporánea y otros temas de interés colectivo. Tras contestar ellas a una breve encuesta, me encuentro con respuestas que tienen un lugar común al hablar de su percepción y sentimiento sobre el estado personal de bienestar: la música.

¡Ay, la música¡ Sin ella no habría quizá ni susurro, ni nostalgia, ni remordimiento, ni amorío. El que escucha música, siente que su soledad, de repente, se puebla, escribía el poeta inglés Robert Browning, y es que no hay periodo de la vida en que no se presente en sus multifacéticas formas: rondas para la niñez, baladas para el enamoramiento cursi del colegio, son y salsa para el baile,  trova para el encantamiento, banda sonora para el cine, período clásico para el pensamiento, disco para la bulla, rock para el nirvana, tango para la morriña, flamenco para el deslumbre, ska para la locura, reggaetón para la estulticia, pop para la farra, cítara para el yoga, mariachi para la serenata, heavy metal para la sordera, blues para la melancolía, corridos para la crónica, jazz para la improvisación, himnos y cantares de gesta para camaradas y partisanos, marchas para militares, góspel y sacra para incitar el recogimiento, salsa erótica para excitar el cogimiento, y así, innumerables ritmos y tendencias, en géneros tan diversos que sería inacabable el registro o inventario, porque habría que agregar los lazos afectivos con los instrumentos: chinesco para el recién nacido, corneta para el escolar, guitarra para la humorada con familia y amigos, marimba para el rito, quena para el frío, violín para el silencio, lira para la musa, tambor para el ritual, dulzaina para el suicidio, bandoneón para la tristeza, triángulo para el ménage à trois. 

No obstante el largo enunciado, sentía que algo faltaba en este largo catálogo, y ese olvido fue subsanado gracias a una pregunta que hice en el ámbito del antes citado encuentro de mujeres. Consulté, entonces: ¿Cuál es la canción más interpretada en el mundo? La respuesta fue unánime, coral, certera: Bésame mucho. Claro, faltaba el bolero. 

En efecto, Bésame mucho es la canción con más intérpretes en el orbe, entre ellos, Sinatra, Aznavour, Andrea Bocelli, Cesárea Évora y los Beatles.  ¿A quién debemos que México ocupe ese primer lugar en la historia de la música popular? A una mujer excepcional por sus dotes artísticas, la pianista y compositora Consuelo Velázquez, nacida en Ciudad Guzmán, Estado de Jalisco, el 21 de agosto de 1916; fallecida en Ciudad de México el 22 de enero de 2005. 

A finales de la década del treinta del siglo pasado, Consuelo irrumpió con fuerza de ciclón en un género arraigado a la imagen y semejanza varonil. Escribió letra y música y pronto el bolero se convirtió en seña y contraseña del romance universal, al punto que Carlos Monsiváis señalaba que parte de la leyenda se forjó en los campos de batalla durante la Segunda Guerra Mundial, cuando un joven que la interpretaba fue alcanzado por una bala en el momento preciso en que entonaba: como si fuera esta noche la última vez.

Consuelo nos legó otras canciones legendarias como Verdad amarga, que con el feeling de Pablo Milanés suena a una extraña alquimia entre soul y fado:

Yo tengo que decirte la verdad, aunque me duela el alma
No quiero que me juzgues mal, por pretender callarla.
Yo sé que es imposible nuestro amor, porque el destino manda,
y tú sabrás un día perdonar esta verdad amarga.

Con la voz quebrada de la matriarca del clan Aguilar, Flor Silvestre, otra rola de Consuelo, Amar y vivir, suena a suspiro, desesperación, lamento y demanda:

Se vive solamente una vez
Hay que aprender a querer y a vivir
Hay que saber que la vida
Se aleja y nos deja llorando quimeras

No quiero arrepentirme después
De lo que pudo haber sido y no fue
Quiero gozar esta vida
Teniéndote cerca de mí hasta que muera.

Con Pedro Infante, otra canción de la gran pianista y compositora, Yo no fui, se convierte en intriga, rumor, corre, ve y dile, pero, también, en el coraje para desechar comentarios de arpías y chismosos que hacen de la murmuración una perversa forma de vida. A los voceros de la calumnia Consuelo los manda a volar:

Si te vienen a contarcositas malas de mí,
manda a todos a volary diles que yo no fui.
Yo te aseguro que yo no fui,
son puros cuentos de por ahí,
tú me tienes que creer a mí,
yo te lo juro que yo no fui.

Finalmente, y sin poder citar tantas otras manifestaciones musicales de Consuelo Velázquez, aquel regalo de ternura que, gracias a su talento y sensibilidad, se convirtió, al mismo tiempo, en canción de cuna, gratitud por el prodigio de la vida y vigilia amorosa: 

Cachito, Cachito, Cachito mío,
pedazo de cielo que Dios me dio.
Te miro y te miro y al fin bendigo,
bendigo la suerte de ser tu amor

Tenía tanta razón el soberano chichimeca Nezahualcóyotl al consagrarse a la poesía que, como la música, es la prueba más certera de que el amor siempre vencerá al odio, aunque este germine en quienes no permiten que se les pueble el alma de ternura.

Gratitud, esa palabra exiliada, aparece al recordar a Consuelo Velázquez, sombra que acompaña el ocaso en Acolman, cuando decimos quedito las frases acuñadas para solaz del corazón y la memoria: 

Bésame,
bésame mucho
que tengo miedo a perderte,
perderte después.

(1)  Nezahualcóyotl; poema: Percibo lo secreto

Leer más

Capital 21

Toma protesta el Consejo Ciudadano del Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México

El Servicio de Medios Públicos ahora cuenta con su primer Consejo Ciudadano.

Publicado

en

Para asegurar su imparcialidad editorial y objetividad el Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México cuenta ahora con su primer Consejo Ciudadano.

Una vez realizada la revisión de la documentación y perfiles por parte del Órgano de Gobierno del Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México, conforme a las bases de la CONVOCATORIA PÚBLICA ABIERTA PARA ELEGIR EL CONSEJO CIUDADANO DEL SERVICIO DE MEDIOS PÚBLICOS DE LA CIUDAD DE MÉXICO, este 30 de mayo de 2022, tomaron protesta las cinco personas que conformarán el Primer Consejo Ciudadano del Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México:

Te puede interesar

Luisa Cantú Ríos

Jorge Armando Rocha Gutiérrez

Álvaro Cueva Cantú

José García Hernández

Luisa Iglesias Arvide

Esto durante la ceremonia de Toma de protesta y entrega de designaciones del Consejo Ciudadano del Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México que tuvo lugar este lunes en el Museo de la Ciudad.

Desde la creación del Sistema Público de Radiodifusión de la Ciudad de México, ahora denominado como Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México “Capital 21”, es la primera vez que se cuenta con un consejo conformado por la ciudadanía lo que permitirá que realmente se transforme en un medio genuinamente público.

Así lo afirmaron los integrantes del Órgano de Gobierno del Servicio de Medios Públicos de la Ciudad de México, en el marco de la Tercera Sesión Extraordinaria, además de que con esto se logra un avance más en el desarrollo de una “Televisión Cada Vez Más Pública” robusteciendo así el papel de los medios públicos en la Ciudad de México.

Con la renovación de su programación, la participación en la Red de Medios Públicos, el Órgano de Gobierno y su primer Consejo Ciudadano, Capital 21 refuerza su compromiso con los habitantes de la Ciudad de México para la construcción de una televisión cada vez más pública.

Leer más

Tendencia