Conéctate con nosotros

Cultura

EL ESPEJO DE EUGENIA: Centenario de Pasolini

Hace un siglo, en la ciudad de Bolonia, Italia, nació Pier Paolo Pasolini, cineasta improvisado y genial, ensayista con látigo en lugar de pluma y uno de los mayores poetas del siglo XX

Publicado

en

La creciente fascistización de Europa; la consagración de los Estados Unidos de Norteamérica como gendarme, banquero y capataz del mundo; las guerras e invasiones por razones étnicas, estratégicas o territoriales; el silencio cómplice de la prensa ante las masacres provocadas por el pentagonismo y el sionismo; los presagios de una conflagración nuclear; la pérdida de valores de una sociedad consumista y alienada; los ataques contra minorías sexuales, religiosas o raciales; la literatura como veleidad; la televisión como caja de resonancia de la estupidez; el irracional pánico ante el fantasma comunista; la ternura como escondrijo para amanerados; la explotación brutal de la Naturaleza. Este breve y atroz inventario está catalogado en 2022, pero, hace un siglo, en la ciudad de Bolonia, Italia, nació quien se convertiría en augur al anunciar todas esas calamidades. Fue también el irreverente aguafiestas del capitalismo: Pier Paolo Pasolini

Homosexual retraído, marxista de corazón, cineasta improvisado y genial, ensayista con látigo en lugar de pluma, pintor malogrado, futbolista amateur, novelista pulcro, dramaturgo litúrgico, y, por sobre todo, uno de los mayores poetas del siglo XX, Pasolini indagó y exhibió en su colosal obra el trabajo y la oración, la pastoral campesina y la magia, los guetos y los festejos, las ferias y la sacralización del pasado, los fratellos hermosos y los espectros, y como una sombra celestina, el espíritu prosaico y trivial de la burguesía, el cristianismo subversivo antagónico al reaccionarismo episcopal, o su devoción por la ritualidad mítica como relato nostálgico de la historia.

Te puede interesar

Nunca pudo escapar de actitudes y palabras que buscaban denigrarlo por su naturaleza sexual. Desde finocchio (hinojo) hasta frocio (maricón), fueron vocablos utilizados para ultrajar a Pasolini, quien expresó el dolor de ser distinto apostado tras una máscara veneciana que ocultaba el sueño de convertirse en eremita. La amargura se deshilachaba en ese ruiseñor convertido en antropófago que arañaba trozos de amor de jovenzuelos que le provocaban incontrolables deseos.

Respondió a las injurias con su literatura desafiante y un arte cinematográfico único y espléndido, aun en su crueldad: Accatone, Mamma Roma, Edipo Rey, Teorema, Pocilga, Medea, El Decamerón, Los cuentos de Canterbury, Las mil y una noches, Salo o los Ciento veinte días de Sodoma, son filmes que conllevan un tejido estético transgresor, lo mismo que su teatro, farol de escamas perdidas del proletariado o reminiscencia de la burguesía con sus estereotipos de oropel: conservadores, farsantes e hipócritas.

Tampoco la ultraizquierda, a la que consideró presa de sus propias trampas, escapó a sus críticas. Enfrentada al dilema de asistir cabizbaja hasta el confesionario imperial con el propósito de renegar de su pasado y expiar culpas, o, en el mejor de los casos, demandar, desde una atalaya inofensiva, la transformación absoluta de estructuras, fue destinataria de los dardos de Pasolini. Para algunos radicales se llama este poema de su obra La religión de mi tiempo, texto vigente que fustiga a sectarios e intransigentes, centinelas que hablan de revolución mientras perpetúan compromisos bajo la mesa con los poderes hegemónicos:

El espíritu, la dignidad mundana,

el arribismo inteligente, la elegancia,

el traje a la inglesa y el chiste francés,

el juicio tanto más duro cuanto más liberal,

la sustitución de la razón por la piedad,

la vida como apuesta para perder como señores,

os han impedido saber quiénes sois:

conciencias siervas de la norma y del capital.

El poeta, cineasta, escritor y diplomático jalisciense Hugo Gutiérrez Vega cultivó grata amistad con Pasolini. Llegó a él gracias a Rafael Alberti, quien en su exilio romano abrió las puertas de su casa para suscitar charlas y debates con escritores y artistas como PPP, Vittorio Gassman, entre otros. Contaba el poeta de Guadalajara que solía reunirse con Pasolini en la Vía Veneto para disfrutar del aroma y textura aterciopelada del café italiano mientras se quitaban la palabra para hablar de Buñuel y Antonio Machado. Gutiérrez Vega formó parte del elenco, en condición de extra, del film El evangelio según San Mateo. Ataviado con túnica y alpargatas, debía en la escena caminar hacia el fondo de un bosque de pinos, y, pese a que le fueron entregadas algunas líneas para que las interpretara, nunca llegó a pronunciarlas. Al final, tras buscarse a sí mismo en la película y apenas encontrarse en ese fragmento de caminata en el follaje, cayó en cuenta que su personaje era apenas una especie de duende barbado que se perdía en la bruma.

Pasolini fue asesinado en un campo cercano a Roma en noviembre de 1975. La versión oficial estableció que el suceso aconteció como consecuencia de una disputa entre homosexuales, pero profusas indagaciones posteriores señalaron a agentes de la CIA, gánsteres, demócrata cristianos, militares, masones, industriales, como responsables de la conspiración que terminó con la vida de Pasolini.  La impunidad, convertida en salvoconducto para delinquir, impidió sacar a la luz ese pandemónium.

Sin juicio ni sentencia, los asesinos de Pasolini deben haberse regodeado de su inmunidad, pero en la faz de la historia nunca existirán. Por el contrario, el autor de poemas maravillosos como Las cenizas de Gramsci, vivirá por siempre, al menos hasta que esta Humanidad tenga la valentía y el coraje de reconocerse precisamente humana. Quizá por ello escribía: 

Yo, ahora, tengo poco tiempo: por culpa de la muerte

que se viene encima, en el ocaso de la juventud.

Pero por culpa también de este nuestro mundo humano

que quita el pan a los pobres, y a los poetas la paz.

Leer más
Clic para enviar comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cultura

Más de 250 mil personas asistieron a la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ de la CDMX

Claudia Sheinbaum dio el banderazo de salida, con lo que se convirtió en la primera autoridad de la Ciudad de México en asistir a esta marcha; reiteró que la capital “es una ciudad de derechos”

Publicado

en

Tras dos años de ausencia, por la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, este sábado 25 de junio se llevó a cabo la 44 edición de la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ de la Ciudad de México, a la que asistieron 250 mil personas, indicó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum

Fue alrededor de las 4:00 de la tarde cuando la mandataria publicó en sus redes sociales la cifra estimada, pero la personas continuaron arribando al Paseo de la Reforma, Avenida Juárez y Zócalo Capitalino, principales puntos de afluencia. 

Te puede interesar

La edición 44 de la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+  se llevó a cabo bajo el lema “¡Las calles son nuestras! por una diversidad libre de odio, violencia y machismo.

Desde antes de las 10 de la mañana el primer contingente se comenzó a congregar en el Ángel de la Independencia , estuvo integrado por los Comités Incluyente, Gay Pride Cdmx y Orgullo y Dignidad. Mientras que un segundo grupo partió de la Glorieta del Ahuehuete a las 10:30 am. Ambos avanzaron por Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Eje Central, 5 de Mayo y finalmente por el circuito Plaza de la Constitución o Zócalo, donde se montaron 2 escenarios para un concierto.

Al mismo tiempo iniciaron las actividades culturales en torno a esta celebración, con las presentaciones de Paty Cantú, Esteman, La Más Draga y Joaquín Bondoni , mientras que Ophelia Pastrana, Regina Orozco y Maca Carriedo fueron algunas de las conductoras de estas celebraciones.

A las 12:40 horas inició oficialmente la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ 2022, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dio el banderazo de salida, con lo que se convirtió en la primera autoridad de la Ciudad de México en asistir a esta marcha que ha cobrado mayor fuerza año con año.

La mandataria reiteró que la Capital “es una ciudad de derechos”, y saludó a la comunidad de la diversidad sexual presente. “¡Bienvenidos y bienvenides, todos!”.

“Después de dos años la marcha del Orgullo regresa a nuestras calles. En esta ciudad se trabaja por los derechos, el respeto y las libertades, por eso, les acompañamos, apoyamos y atendemos sus causas”.

Al pie del Ángel de la Independencia, la Jefa de Gobierno recibió un pliego petitorio de la comunidad  LGBTTTIQ+, con el que solicitan derechos como el acceso a la vivienda digna, salud integral, trabajo en condiciones seguras, educación integral de la sexualidad y sin prejuicios, acceso a la justicia, cero violencia y el derecho a un libre desarrollo de la personalidad.

Participaron 140 carros alegóricos que recorrieron el Paseo de la Reforma, comenzaron a llegar a la Avenida Juárez cerca de las 5:00 de la tarde, pero ya no avanzaron hacia el Zócalo debido a la gran cantidad de personas que inundaron las vialidades. 

La Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México implementó un operativo que contó con más de mil 800 uniformados, apoyados con 355 policías de tránsito, 40 vehículos oficiales, 55 patrullas, 22 motocicletas y cinco grúas.

La Comisión de Derechos Humanos  de la capital (CDHCM) instaló la Base de Derechos Humanos con apoyo de la Brigada de Diálogo y Convivencia y monitoreo de puntos fijos a lo largo de la ruta de la marcha. 

Asimismo, la Brigada de Diálogo y Convivencia integrada por servidores públicos estuvo al tanto para brindar apoyo presencial, con el acompañamiento del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred), la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos Humanos de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (Sibiso) y la Instancia Ejecutora del Sistema Integral de Derechos Humanos (IESIDH).

La Secretaría de Salud de la CDMX (Sedesa) brindó 92 atenciones médicas menores en los dos módulos que instaló en el Parque Lineal y en la Plaza de la Mexicanidad, mientras que el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) atendió a 41 personas por cuestiones menores.

Tras el paso de los contingentes, 250 trabajadores de la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) con 10 barredoras se encargaron de la limpieza y recolección de residuos en todas las calles de la ruta.

Leer más

Cultura

EL ESPEJO DE EUGENIA. Fidel: 17 aproximaciones

Publicado

en

El pasado 19 de junio, en el ámbito del décimo quinto festival Viva la Izquierda, organizado por la Alcaldía de Iztacalco,  participé en la presentación del libro Fidel: 17 aproximaciones, obra editada por el CLACSO y el Fondo de Cultura Económica, que cuenta con la coordinación del costarricense John Saxe-Fernández. En un ambiente festivo se desarrolló de manera paralela la feria del libro organizada por la Brigada Para Leer en Libertad.  

La compilación de Saxe-Fernández es una suerte de compendio de miradas analíticas, tiernas, militantes o testimoniales sobre la trascendencia universal del comandante de la Revolución Cubana.

Te puede interesar

A casi seis años de su desaparición física, el soldado de las ideas sigue convocando a una feligresía que, pese a todas las infamias urdidas en su contra, jamás lo abandonó.

Fidel, a quien me atrevo a calificar como el Bolívar del siglo XX, de la misma manera que el Che fue la continuación esplendorosa de Garibaldi, conservó grata amistad con el poeta Roberto Fernández Retamar, a quien debemos el prólogo de la obra citada. Roberto nos introduce en la personalidad del líder cubano a partir de un acertado símil con el Libertador, de quien refiere la carta que escribiese desde Guayaquil al coronel Patricio Cambell:  (…) los Estados Unidos parecen estar destinados por la providencia para plagar de hambre y miseria a la América Latina. No existe antiamericanismo, sino antiimperialismo en los conceptos que Retamar subraya, porque menciona la admiración que Fidel sentía por Lincoln y Roosevelt, a los que habría que sumar Whitman, Twain, Melville.

Stella Calloni, entrerriana, nos lleva hacia la ceremonia de velación popular de Fidel y anuncia su estado transvital y la geografía del más allá: Ya eres su sombra, dice, en referencia a los enemigos que nunca renunciaron a su propósito de atentar contra la vida del comandante, sin lograr su objetivo criminal. Y una anécdota por demás ilustradora. Un diplomático europeo, al observar la impresionante multitud que acongojada y herida despedía a su guía, expresa: puedes mandar a marchar a treinta mil, pero nadie jamás puede obligar a llorar a dos millones de personas.

Katiuska Blanco hace una regresión para mostrarnos la infancia de Fidel en su pueblo de Birán, donde nace su amor por la Naturaleza, al igual que la educación que recibiera de los jesuitas. Uno de ellos, el padre Llorente, consignó: Fidel se distinguió en las letras, el deporte, su amor al campo, para terminar augurándole un gran  porvenir.

Varios testimonios nos refieren pasajes del personaje histórico que marcó el destino del comandante: José Martí. Quizá fue aquel verso del Apóstol el que guió la senda humanista de Fidel: Con los pobres de la tierra quiero mi suerte echar, y aquella otra sentencia martiana: Ni los pueblos ni los hombres respetan a quien no se hace respetar. Otra conducta ética insobornable en Fidel es el culto a la verdad, que anuncia desde el mismo triunfo revolucionario, al alertar al pueblo en mensaje del 8 de enero de 1959: 

Decir la verdad es el primer deber de todo revolucionario.  Engañar al pueblo, despertarle engañosas ilusiones, siempre traería las peores consecuencias, y estimo que al pueblo hay que alertarlo contra el exceso de optimismo.

Siempre lejano y refractario a la ostentación y oropel, el líder cubano, de acuerdo al ensayo de Pablo González Casanova, se negó a que se hablara de castrismo y prohibió el culto a la personalidad, porque hablaba de un mundo moral quizá incomprensible para la política siempre delineada por caciques y amos que se ampararon en verticales estatuas y no en la relación horizontal con sus pueblos.

Atilio Borón, que conoció personalmente a Fidel en 1985 en los mismos encuentros sobre la deuda externa en los que tuve el privilegio de charlar con el comandante, hace un símil sorprendente. Con lúdica herejía de por medio, lo presenta como el Moisés de nuestro tiempo, con la diferencia que las tablas que propuso contenían mandamientos sobre la dignidad, la libertad y hermandad entre los pueblos. Subraya Atilio la condición partera de Fidel, porque sin él, afirma, no habríamos asistido a la sinfonía política de la soberanía protagonizada por Chávez, Lula, Néstor, Cristina, Evo, Rafael, Chávez, Lugo, Mel, Tabaré, Mujica, y otros, entre los que es imprescindible nombrar en el presente a López Obrador y Gustavo Petro.

El uruguayo Carlos Fazio nos habla de un tema por demás importante: la batalla mediática. Cuando publicaciones como LIFE y Selecciones profundizaron en su campaña de intoxicación e infamia, Fidel ordenó que Radio Habana Cuba se convirtiera, como Casa de las Américas, en la portavoz de la verdad para relatar hechos como los acontecidos en Playa Girón, donde los cochinos encontraron su San Fidel.

Fidel y Chávez, Fidel y Torrijos, Fidel y Allende, Fidel y la religión, son artículos que demandarían un espacio que no cabe en estas páginas, y, plagiando al Che, no cabe emborronar cuartillas. Por ello, al cerrar este breve repaso por una obra que merece la mayor difusión, me permito compartir una anécdota sucedida en Quito, Ecuador, que quizá pueda ilustrar el impacto del comandante en el continente.

Invitado a la inauguración de la Capilla del Hombre, obra creada y diseñada por el artista Oswaldo Guayasamín, y financiada, entre otros aportes, por la solidaridad de artistas de diversos lugares del planeta,  Fidel, en salvaguarda de su seguridad, fue conducido por su séquito por la parte trasera del museo, donde aguardaba desde tempranas horas una delegación de chiquillos de la escuela República de Cuba. De repente, cuando el comandante se disponía a cruzar por el pasillo y sendero de piedra, la algarabía infantil dio paso a un suceso inolvidable. Los niños, de manera espontánea, se arrodillaron y persignaron, lo que motivó una mirada de asombro de Fidel que buscaba, oteando el horizonte, una explicación para semejante ritual, suerte de liturgia pagana. Desde la distancia, no obstante reconocer que no padezco de castroenteritis aguda, solo me atreví a vocear: yo también lo habría hecho, porque usted comandante, ardiente profeta de la aurora, pintó nuestro corazón con los colores de la justicia y la esperanza.

Leer más

Cultura

Inauguran “Travesuras de Helguera” en Los Pinos, a un año de su fallecimiento

“Es muy difícil leer La Jornada sin ti”, afirmó Alma Muñoz al señalar que con esta exposición se tiene una oportunidad para encontrarse nuevamente con el trabajo de su esposo, Antonio Helguera

Publicado

en

A un día de cumplirse el primer aniversario luctuoso del caricaturista Antonio Helguera, se inauguró en el Complejo Cultural Los Pinos una exposición que rinde homenaje a su trabajo como caricaturista. 

Este sábado 25 de junio se abrió al público la muestra titulada “Travesuras de Helguera: Un crítico de Los Pinos en Los Pinos”, que consta de 295 piezas de la colección particular de la familia Helguera Muñoz, curadas por Rafael Barajas “El Fisgón”, de la mano de la viuda de Helguera, Alma E. Muñoz

Te puede interesar

La ceremonia estuvo encabezada por Homero Fernández, director general del Complejo Cultural Los Pinos; Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura; Alma Muñoz, viuda de Helguera y sus hijos Mariana y Pedro Helguera; Marina Núñez Bespalova, subsecretaria de Desarrollo Cultural; y Rafael Barajas, “El Fisgón”, amigo y compañero de trabajo de Antonio

Al inicio del acto participó Pedro Helguera, quien interpretó con dos amigos “Blackbird” de The Beatles, dedicada a su padre. 

“Es muy difícil leer La Jornada sin ti”, afirmó Alma E. Muñoz, viuda de Helguera al señalar lo mucho que se extraña la presencia de Antonio y su trabajo en el diario donde colaboró por 36 años, pero destacó que con esta exposición se tiene una oportunidad para encontrarse nuevamente con el trabajo de su esposo.   

“Finalmente apareció una oportunidad para reencontrarte a través de tu obra, de la cual se exhibe aquí una importante muestra; seguro exclamarías ‘No mames, no mames’ con la noticia de esta exposición y soltarías una carcajada porque estamos en la cabaña en la que  vivieron Fox y la señora Martha Sahagún, y que después Peña Nieto convirtió en un lujoso spa”. 

Alma narró parte del proceso de recopilación y selección de los trabajos de su esposo: “Nos dejaste un desmadre” expresó ella, como lo diría el propio Helguera, recordando parte de su personalidad y sentido del humor. También recordó el último día de vida de su esposo, día en que hizo su cartón del día y grabó parte de su colaboración del programa El Chamuco Tv.

Invitó a la ciudadanía a disfrutar de las “Travesuras de Helguera: Un crítico de Los Pinos en Los Pinos”, una muestra que rinde homenaje a su esposo y su legado.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, destacó que el periodismo libre que se vive actualmente en México permite que una exposición como esta llegue a Los Pinos, un espacio donde vivieron los presidente neoliberales, esos que criticaba Helguera a través de su trabajo agudo y honesto. 

“Yo quiero pensar que en esta cabaña Fox decidió dejar de leer periódicos por un cartón de Helguera, hoy quiero pensar que un cartón, de los que van a ver aquí, qué fácil, te dejan sin aliento y sin ganas de volver abrir un un periódico, el periodismo libre, abierto que se vive en esta época no se ha vivido nunca, y gracias a esa libertad tenemos la posibilidad de gozar de este libro de historia contemporánea que es esta exposición”.

Adelantó que “Travesuras de Helguera: Un crítico de Los Pinos en Los Pinos” tendrá un libro y un catálogo de exposición, un trabajo minucioso que ha servido de duelo para la familia, amistades, lectores y colegas de Antonio Helguera

“Hoy es un día especial en Los Pinos, porque hoy regresan (Felipe) Calderón y (Vicente) Fox a su recámara”, ironizó Homero Fernández porque la exposición se montó en la  Cabaña 1 del hoy Complejo Cultural Los Pinos, la misma residencia en la que habitaron ambos expresidentes durante sus administraciones.

El director del CC Los Pinos, destacó que “esta exposición es un homenaje a Antonio, pero también a los moneros que son periodistas de verdad, comprometidos con la causa”.  

“Te vamos a extrañar Toño, como monero, como ideólogo, como uno de los líderes de este movimiento, de esta transformación; estarías fascinado viendo lo que está pasando, y lo que desearíamos por ver tu mirada hoy en día, aunque tus dibujos siguen siendo vigentes. Siempre serás el monero oficial de la lucha anti neoliberal”.  

Rafael Barajas, “El Fisgón” recordó que se cumple un año de no ver el trabajo de Antonio Helguera publicado en los diarios, y al mismo tiempo destacó que era un extraordinario caricaturista, uno de los mejores de las últimas décadas, a quien también calificó como amigo y hermano.

“Llevamos un año de no ver los cartones de Helguera cada vez que abrimos el periódico; pero esta exposición es justamente una oportunidad para resarcirnos de esta abstinencia (…) Sin lugar a dudas Antonio Helguera fue un extraordinario caricaturista, uno de los dibujantes más notables que hemos tenido en México en las últimas décadas y pues además era nuestro hermano, nuestro amigo entrañable y nuestro amigo de travesuras”. 

“Yo estoy convencido de que a él le encantaría está exposición, le encantaría que esta exposición, le encantaría que sus monos estuvieran expuestos justamente donde vivieron Vicente (Fox) y Martha (Sahagún), en donde vivieron Enrique (Peña Nieto) y La Gaviota (Angélica Rivera), y estoy  convencido, además, de que sus dibujos no han perdido ni un ápice de vigencia”. 

“Muchas de las caricaturas que vamos a ver en esta exposición fueron hechas hace décadas, y sin embargo parece que pudieron haber sido hechas ayer”, destacó el también caricaturista.  

La ceremonia se llevó a cabo en los jardines del Complejo Cultural Los Pinos, a un costado de la Cabaña 1, en donde se dieron cita familiares, amistades, compañeros de Antonio Helguera, entre ellos el José Monero Hernández, Rafael Pineda “Rapé”, el cubano radicado en México, Ángel Boligán Corbo, entre otros moneros reconocidos del ámbito periodístico de México.

Fotos: Carlos Aguado Vieyra

Leer más

Tendencia