No dejen que pisoteen sus sueños: Felicia Garza

Felicia

Ganadora del OTI en dos ocasiones, hoy esta compositora nos recuerda que no todo en su vida fue miel sobre hojuelas.

Sus primeras impresiones femeninas llegaron a temprana edad. Contaba con cuatro años cuando se le ocurrió ponerse los tacones de su madre y su padre lo encontró ¡Pegó el grito en el cielo! y a partir de ahí su vida se llenó de frustraciones, regaños y rechazo por parte de sus padres, quienes sentían habían sido decepcionados por su primogénito. Llegó a tal grado de sentirse extraña en su propia casa, cuenta la compositora Felicia Garza.

A los 18 años comenzó a practicar karate hasta convertirse en instructor. Hizo del deporte un refugio, buscó en él la masculinidad que le había prometido a su madre, buscando sentirse aceptada y al morir su padre hizo un juramento: sería el hombre que su padre hubiera querido como hijo.

“Hice todo lo posible porque nadie pudiera pensar que tenía un lado femenino”, recuerda Felicia, quien después de años de luchar contra una sociedad cerrada y machista comenzó su transición y a sus 74 años ha cumplido todos sus sueños.

Checa el primer capítulo de Palabras Mayores, donde Felicia Garza platicó con Alix Bauer y abrió su corazón para contarnos su historia de vida y cómo ha salido adelante.