Mexicana habría descubierto cura contra el Parkinson

GabrielaCaraveo 1

Haciendo pruebas con un medicamento para pacientes de transplantes de órganos, la mexicana hizo descubrimientos valiosos sobre este padecimiento.

La Doctora Gabriela Caraveo Piso, una mexicana egresada de la UNAM, habría descubierto una cura contra el Mal de Parkinson.

Parkinson

La especialista en neurociencias condujo pruebas en levaduras, gusanos y neuronas de diversos ratones, aplicando Tacrolimus (o FK506), un medicamento inmunosupresor que se utiliza en pacientes que han sido sujetos a trasplantes de órganos para evitar que el sistema inmune rechace los órganos. En sus experimentos, descubrió que, si se reducen los niveles de calcineuria (sin eliminarla por completo), las células neuronales pueden sobrevivir, ya que la función del calcio como mensajero intracelular resulta letal para las neuronas en altas concentraciones.

Caraveo, quien es Doctora del Instituto Whitehead de Investigación Biomédica, en Estados Unidos, y quien trabaja en el laboratorio de Susan Lindquist en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), explicó sobre su descubrimiento:

La cantidad del medicamento también llamado FK506 que propongo está muy por debajo del nivel de los immunosupresores, lo que hace que mi trabajo tenga implicaciones terapéuticas inmediatas para el tratamiento de enfermedades neurológicas caracterizadas por la agregación de la alfa-synucleína como lo es la enfermedad de Parkinson.

Cómo funciona el descubrimiento de Gabriela Caraveo

Las enfermedades neurológicas llamadas sinucleinopatías -como el Mal de Parkinson- se caracterizan por la agregación de la proteína alfa-sinucleína, acción que es la que aumenta los niveles de calcio intracelular. Este aumento sobreactiva la enzima calcineurina, la cual retira los fosfatos (vías de comunicación intracelular), alterando sus funciones y matando las células.

Las pruebas de Caraveo buscaban reducir la activación de calcineurina, eliminando el contacto con la proteína NFAT, y redireccionando la comunicación al citoesqueleto (encargado de la morfología celular), reduciendo así las fallas en las funciones motoras en modelos animales de Parkinson. En los resultados paraclínicos, las patologías disminuyeron. El siguiente paso es iniciar aplicar las mismas pruebas en humanos, para comprobar su eficacia como posible cura para el Parkinson.