Luis Donaldo Colosio: a 21 años

Colosio 1994-2015 a

Un día como hoy, la vida de Luis Donaldo Colosio llegó a su fin tras un atentado en Tijuana. Hacemos un recuento de su vida y obra en la política nacional.

23 de marzo de 1994, Lomas Taurinas, Tijuana. Luego de un discurso que formaba parte de su campaña como candidato a la presidencia de México, la vida y la carrera de Luis Donaldo Colosio se truncan fatídicamente. Su muerte, para muchos, representa el corte de tajo del camino hacia la democratización del país, en tiempos álgidos.

Sus orígenes

Luis Donaldo Colosio Murrieta nació el 10 de febrero de 1950, en Magdalena de Kino, Sonora. Hijo de Luis Colosio Fernández y Armida Ofelia Murrieta García, realizó sus estudios profesionales en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de de Monterrey, donde obtuvo el título de Licenciado en Economía y de donde se graduó con honores.

Desde niño, Colosio fue un alumno destacado, obteniendo calificaciones destacadas a nivel regional. También cultivó su interés por la oratoria, la declamación y la poesía, herramientas que sirvieron para su carrera política posterior.

En 1980 formaba parte del Colegio de México, la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán, de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Anáhuac, en donde impartía clases de economía. En esta última institución fue que conoció a Diana Laura Riojas, con quien contrajo matrimonio en 1982. De dicha unión nacieron dos hijos: Luis Donaldo (nacido en 1985) y Mariana (1993).

Colosio ingresó a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1968, donde tuvo una carrera política que incluyó los siguientes puestos:

  • Diputado, en 1985
  • Senador, en 1988
  • Coordinador de la campaña electoral de Carlos Salinas de Gortari
  • Presidente Nacional del PRI (1988-1992)

El 13 de abril de 1992 es llamado por el entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari, a formar parte de su gabinete, convirtiéndose en el primer Secretario de Desarrollo Social del país. En 1993, Colosio forma parte de la lista de aspirantes a la candidatura por la presidencia de México, compitiendo con Pedro Aspe Armella (Secretario de Hacienda y Crédito Público) y Manuel Camacho Solís (Jefe del entonces Departamento del Distrito Federal). El Presidente Salinas optó por Colosio el 28 de noviembre de ese año.

Colosio

 

Colosio es recordado como una de las fuerzas democratizadoras al interior del PRI. Bajo su liderazgo, el partido tuvo que reconocer su primera derrota, durante la elección a gobernador en Baja California, en 1989. Sin embargo, durante las elecciones de 1991, el PRI logró recuperarse, al alcanzar el 62 por ciento de la votación. Durante su candidatura para la presidencia, hizo pública su intención de cambiar de fondo al partido. Su discurso del 6 de marzo de 1994 frente al Monumento a la Revolución (como parte del 65 aniversario de la fundación del PRI) es conocido por el reconocimiento público de la concentración de poder y la corrupción existentes. En él, expresaba:

Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales.

 

El final

El 23 de marzo de 1994 a las 18:55 hrs. terminó la vida de Luis Donaldo Colosio. Tras un mitin en la populosa colonia Lomas Taurinas, de Tijuana, fue herido y trasladado al Hospital General local, donde falleció más tarde, a los 44 años de edadDos balazos, provenientes de un revolver Taurus .38, uno recibido en la cabeza y otro en el abdomen, truncaron, además, su ascendente carrera política. En el lugar fue detenido el presunto asesino del candidato, Mario Aburto Martínez, de 22 años. Durante las investigaciones, primero se habló de una “acción concertada” de Aburto con un grupo de personas que habrían conjurado para asesinarlo, y después el mismo fiscal del caso, Miguel Montes, cambió por la versión del “asesino solitario”. Mario Aburto fue condenado a 42 años de prisión.

Con Colosio moría el impulso de cambio en la vida política nacional, pero también dejaba sin padre a sus dos hijos y viuda a su mujer. 21 años después, el panorama político nacional ha cambiado muchísimo, y su legado aún se puede notar en la democracia mexicana, que se construye día a día.

 

Fotografías: Cuartoscuro.