Las 36 horas de pánico que cimbraron al Conalep

Conalep

Francisco y el Conalep pasaron a formar parte de las #19Historias19S

Por: Karla Palacio

Jueves 19 de septiembre de 1985, Francisco Ramos Zárate de 20 años y alumno del Conalep ubicado en la calle Iturbide y Humboldt, ingresó a su colegio, un día como cualquier otro en cual tenía que exponer en su clase de matemáticas, algo que no le emocionaba pues a decir verdad ¿A quién le gustan las matemáticas?

“Eran minutos antes de las 07:00 horas cuando entré a clases, estaba ahí con mis compañeros iniciando el día. Ese día me tocaba dar un tema acerca de matemáticas, lo recuerdo muy bien” contó Francisco para Notimex vía telefónica sin poder evitar que se le cortara la voz.

Exactamente a las 07:17 horas un poderoso terremoto hizo temblar a lo que una vez fue el Distrito Federal alcanzando una magnitud de 8.1 grados y dejando destrucción en toda la capital del país.

Francisco al igual que todos sus compañeros fue sorprendido por dicho sismo, fueron enterrados con sus sueños, anhelos y deseos de salir adelante.

Lo que alguna vez había sido el Conalep, en cuestión de segundos se había convertido en ruinas y en losas derrumbadas, atrapando a cientos de estudiantes que el único pecado que habían cometido era estar en el lugar y momento equivocado.

mascara nota (5)

“Cuando recuperé el sentido, porque no escuché más ruido ni nada, fue pasando el tiempo, los minutos, segundos, no sé qué fue, sentí algo que me aprisionaba, sentía algo blando por mis lados, empecé a escuchar voces poco a poco” narró Francisco.

Lo último nítido que logró ver el estudiante del Conalep antes de que la desgracia llegara, fue que estaba a punto de exponer, tenía a mirada puesta en el pizarrón mientras se acercaba a este cuando el sismo comenzó y el techo comenzó a colapsar atrapando a todo un salón entero.

Francisco era apodado el Poli, pues en las noches trabajaba como guardia de seguridad, todos en la escuela creían que era un agente encubierto pero solo era un estudiante más. Atrapado entre los escombros, poco a poco comenzó a escuchar a sus compañeros los cuales estaban igual de heridos que él, “Háblales por tu radio, no sabemos qué pasó, ayúdanos” le rogaban sus compañeras sumergidas en un profundo llanto pues nadie hasta en esos momentos sabía que había ocurrido y no se hacían una idea de cómo la ciudad estaba en caos.

mascara nota (6)

“Empezamos a ver que no nos podíamos mover y empezaron a entrar en pánico algunas compañeras, yo pensaba que se nos había caído el techo encima, luego empecé a mover algo y vi que era un brazo, lo quité, dije ¡Dios mío! ¿Qué es esto?, después agarré a alguien de los cabellos y lo quite, trataba de controlarme” narró Francisco por teléfono durante su entrevista a Notimex.

Para Francisco y su salón de clases tan sólo era el principio de largas horas que pasarían atrapados antes de ser rescatados, fueron las peores 36 horas en las cuales todos estaban rodeados de pánico, hambre y sed, sumado que los sobrevivientes gastaban las pocas fuerzas que le quedaban para intentar salir de aquel infierno.

Afuera las cosas eran exactamente igual, los rescatistas poco a poco comenzaron a llegar al lugar de los hechos, intentaban entender qué había pasado, cómo era posible que una escuela se hubiese caído, nadie dejaba entrar ni salir del lugar y por supuesto nadie podía rescatar a los jóvenes por lo que la ilusión de encontrar vida en aquellas ruinas se iba apagando poco a poco.

Primera plana de un periódico

Primera plana de un periódico

El tiempo pasaba y no se veía señales que alguien fuera a rescatarlos, fue cuando Francisco, como si se tratara de un superhéroe comenzó a tomar el control y la batuta de las cosas. Dejando sus miedos de lados, el estudiante comenzó a pasar lista de todos sus compañeros, los cuáles comenzaron a responderle, primero el profesor, después María Antonieta, Elianey, Abel y así sucesivamente. Otras personas no contestaron, no dieron señales de que aún estuvieran con vida, exactamente fueron 18 personas las que alcanzó a contar Francisco.

Tocaba a sus compañeros con la única mano libre que tenía y les rogaba al borde de las lágrimas que por el amor de Dios, no se durmieran que se mantuvieran despiertos, que la ayuda pronto llegaría.

Seguían pasando las horas y muchos de los compañeros que contestaron “presente” al pase de lista de Francisco comenzaron a morir, otros entraban en pánico diciendo que ese sería su fin, que ya no había nada más que hacer.

“Perdía la noción del tiempo, no se oía absolutamente ni un ruido y era lo que más miedo nada” admitió Francisco, asimismo, el olor a muerto comenzaba a hacerse presente, muchos de los cuerpos de sus compañeros comenzaban a descomponerse por lo que la histeria llegó a los alumnos del Conalep.

Recuerdo de parte de un encabezado

Recuerdo de parte de un encabezado

36 horas, 36 malditas horas en las que no podían hacer nada más que “echarse” ánimos entre ellos y tener fe en que todo saldría bien. Como si se tratara de una horrible película de suspenso, el aire comenzó a agotarse y con ello, la esperanza de salir con vida de ahí.

Muchas horas después, Francisco comenzó a escuchar un ruido, empezó a sentir frío y un airecito comenzó a entrar entre los escombros, ¿Qué era? Una manguera que soplaba algo apareció, era oxígeno. Rápidamente Francisco se la pasó a uno de sus compañeros, el cual dio su último aliento, se despidió de sus amigos y murió.

Los minutos dejaron de ser eternos, ahora ya no solo era la manguera sino que ahora se escuchaba como golpeaban las paredes, la ayuda por fin estaba llegando y como si de un ángel se tratara un rescatista entro al lugar con su lámpara observando a todos los atrapados. “No se preocupen, ya los vamos a rescatar” alcanzó a escuchar Francisco, a quien se le regresaba la vida al cuerpo.

Y así fue, dos de sus compañeras y el lograron ser sacados del lugar, al salir lograron sentir la rica briza de afuera, volvieron a nacer después de 36 horas de sufrimiento.

¿Qué paso con Francisco luego de esto? Nuestro héroe ahora vive en Estados Unidos con su familia, ante aquella desgracia nació su pasión por ayudar y salvar a la gente por lo que decidió pertenecer al grupo de rescate “Topos BR-19″ y así pasar a formar parte de las #19Historias19S

Con información de: Notimex, El Universal y Sipse.

La información más completa de la Ciudad de México en 21 Noticias. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.
***