La Osa que ya no resistió al 19 de septiembre

Osa mayor

El sismo del año pasado terminó de aniquilar el edificio que se ubicaba en la calle de Doctor Lucio 103, dejando a decenas de familias sin hogar.

Si alguna vez llegaron a caminar por la colonia Doctores, allá, muy cerca del metro Niños Héroes o Cuauhtémoc, seguramente observaron  cuatro torres que sobresalen por encima del resto de los conjuntos habitacionales que abundan en la zona, esos, son los famosos soldominios, o mejor dicho, eran, pues desde el pasado 8 de abril, uno de ellos dejó de adornar el paisaje de dicha colonia, luego de que el 19 de septiembre quedara inhabitable.

Soldominios

Se trata de la Osa Mayor, edificación que había soportado el terremoto del 85; sismos en 1995, 2003, 2012 y 2014, incluso, un incendio en 2015. La misma que días antes, el 7 de septiembre, se mantuvo de manera estoica tras la fuerte sacudida a las 23 horas con 49 minutos; a pesar de que en su interior las escaleras se separaron de las paredes, los muros de quebraron y el polvo tapizó sus pasillos, seguía de pie, pero 12 días después, aunque no se desplomó, quedó inhabitable. Osa-Mayor-1200x600

La Osa Mayor formaba parte de una de las unidades habitacionales más emblemáticas en la capital, la Morelos, aquella que fue edificada sobre los Soldominios, esos que Ernesto Pugibet construyó para los trabajadores de su fábrica de cigarros “El Buen Tono”, era parte de la historia de la capital, pero más allá de eso, era el hogar de decenas de familias, que, de un día para otro, tal y como ellos relatan, se convirtieron en “pobres”.

“Antes éramos clase media, hasta antes del sismo; en este momento somos la clase más baja, porque dormir en el suelo y vivir en la calle… creo que no hay situación peor”, relató un vecino para la cámara de TV Azteca, y justo ese era el sentir de las decenas de personas que tuvieron que dejar su departamento en el edificio Osa Mayor la tarde del 19 de septiembre.

Luego de la tierra se sacudiera, la Calle de Doctor Lucio se convirtió en un campamento, en el que los habitantes de la Osa resguardaron las pocas pertenencias que pudieron sacar de sus viviendas, desde ese momento, la incertidumbre se apoderó de ellos, pues no sabían qué iba a suceder con su hogar, tenían la certeza de que el edificio que habitaban dejaría de existir, sabían que se habían quedado sin nada, no podían describir lo que sucedía, pero no sabían lo que vendría después, así relató otra vecina: “Nadie nos ha venido a decir nosotros le vamos a ayudar, ¿Qué se siente perder tu casa? Es devastador, mis hijos nacieron aquí, qué quieres qué te diga”, la impotencia reinaba.

damnificados-osa-mayor-960x500

Pasaron los meses y con ellos comenzó la demolición, con ella, las promesas de créditos, la entrega de algunos apoyos; pero, para los afectados, todo parecía poco a cambió de lo perdido, al final, seguían sin hogar, poco a poco fueron reconstruyendo su vida, a la espera de recuperar un poco del hogar que perdieron, el 8 de abril terminó la demolición del inmueble, entre los escombros quedaron enterrados los recuerdos de quienes alguna vez habitaron.

osamayor_08

Hoy en el predio que ocupaba la Osa Mayor ya se colocó la primera piedra de una nueva edificación en la que trabaja el Instituto de Vivienda, de su inicio, se prometieron 9 meses para ya tener algo en obra negra,  será hasta entonces cuando las decenas de afectados comiencen, por fin, a reconstruir su hogar.

76200d2eee1566dbaacc92c840528965

La información más completa de la Ciudad de México en Noticias 21. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.

***