La nueva era del cine mexicano

Alejandro

En los últimos años se ha logrado superar las temáticas tabúes impuestos en los años 70 como el rock y las ficheras.

“Chronic” es el nombre de la nueva joya que adorna la corona de éxitos internacionales de la cinematografía mexicana,  al ser condecorada con la Palma de oro en Cannes por mejor guión.

Ésta historia de los sacrificios de un hombre dispuesto a romper cualquier límite en beneficio de sus pacientes, inscribe a Michel Franco en la lista de cineastas nacionales que han atrapado la atención de los reflectores a lo largo y ancho del mundo. La cinematografía mexicana vive hoy una nueva etapa donde se ha logrado rescatar a las grandes audiencias.

Desde 1990 el cine en México tomó un nuevo impulso, gracias a nuevas generaciones de creadores dispuestas a experimentar sin importar las consecuencias. Aunque por aquel entonces los temas todavía eran algo delimitados, en 1998 “Sexo, Pudor y Lágrimas” de Antonio Serrano rompe con todos los esquemas al encontrar el apoyo para su distribución con los estudios FOX y mostró el camino a los productores nacionales hacia Estados Unidos. 

Diego Quemada-Diez rompió récord con “Jaula de Oro”, película de producción nacional que recaudó una treintena de reconocimientos internacionales. Otros directores que también han puesto el nombre de México muy en alto en certámenes internacionales son Fernando Eimbcke, Amat Escalante y Luis Estrada.

En este repaso por la historia del cine nacional contemporáneo, aunque con inversión extranjera, son indudablemente los conseguidos por Alfonso Cuarón con “Gravity” y Alejandro González Inárritu con “Birdman”, quienes lograron seducir a Hollywood y consagrarse con el Óscar a mejor director respectivamente, sin olvidar a Emmanuel Lubezki, quien fue el fotógrafo de estos trabajos, dobleteando como mejor director de fotografía en la ceremonia Kodak Center de Los Ángeles.

Para más información checa el siguiente reportaje de A Tiempo 21