La Madre, simbolismo y realidad en la historia de México

mamá

Madre, una palabra con un sinfín de significados. Con ella puedes referirte a lo bueno, a lo malo e incluso para nombrar aquello para lo cual no encuentras palabras.

La figura materna tiene una enorme influencia en el desarrollo de la sociedad y los mexicanos tenemos una relación muy estrecha con ellas.

Malinche, la primera madre del mestizaje en México

¿Recuerdan sus clases de historia en la primaria? Si respondiste que sí, es probable que te acuerdes de la Malinche, aquella bella mujer nahua que sirvió de intérprete y consejera a Hernán Cortés durante la conquista al imperio azteca, ahí por el año 1519.

Después de haberla utilizado, Cortés la “regaló” a uno de sus súbditos. Al ver esto los españoles trataron de la misma manera a la mujer indígena.

El cronista Juan Becerra, afirma que la población indígena tomó como modelo aspiracional a sus conquistadores por lo que comenzaron a imitar algunas de sus conductas de manera inconsciente, una de ellas fue tratar a las indígenas de la misma manera que Cortés.

Al imponer el catolicismo, afirma Becerra, la madre se convierte en una persona santa, que se sacrifica para satisfacer las necesidades de sus hijos, lo cual la devaluó su dignidad como figura materna, ya no tenía anhelos y su única finalidad era cumplir las necesidades de su familia.

A partir del siglo pasado, la figura materna revaloriza su dignidad, alejando el estereotipo de aquella “madrecita santa”, ahora toma el papel de mujer fuerte e influyente, una mujer con anhelos que cumple sus necesidades.

En su visita por A Tiempo 21, Juan Becerra develó estos y otros simbolismos de la madre en México, los cuales podrás ver en el siguiente vídeo.