Infancia caída…

diurna w

Una historia en la Secundaria Diurna N° 3 Héroes de Chapultepec

Por: Fernanda Garcia

Víctor Cabrera era un niño que como todas las mañanas caminaba cinco cuadras desde su casa para llegar a la Escuela Secundaria Diurna N° 3 “Héroes de Chapultepec”, en la colonia Juárez.

Había vivido en la colonia Roma durante 12 años con sus padres y su hermana. La mañana del jueves 19 de septiembre de 1985 las cosas cambiarían.

Víctor, llegaba con temor a la esquina de Morelia y la avenida Chapultepec, era día de laboratorio en biología, llevaba puesta su bata blanca, pero había olvidado que tenía que llevar dos peces para ser diseccionados.

También olvidó su tarea de civismo sobre los símbolos patrios, temía que sus compañeros del laboratorio le recriminarían su olvido, así que por un instante le cruzó por la cabeza la idea de no girar por la avenida Chapultepec, sino seguir derecho hasta llegar a la Zona Rosa y perder ahí el tiempo hasta la hora de salida o caminar unas cuantas calles más para llegar a casa de su abuela.

No podía regresar a su casa y tratar de explicarle a su mamá que había olvidado hacer la tarea, ya bastante mal iban las cosas entre sus padres.

Esa mañana al ingresar a la escuela, saludó a sus compañeros y conversaba sobre las tareas, por última vez vio al muchacho de tercero, el de las muletas, subiendo las escaleras antes que el resto de los alumnos, como hacía cada mañana para no entorpecer el avance hacia los salones.

De pronto las voces, se recorrieron por todo el lugar “está temblando”, le confirmó alguno de sus compinches con una sonrisa nerviosa,  se sumaron los gritos de las niñas, algunos profesores y las risas burlonas de los niños para mofarse de los que tenían miedo.

En esos momentos, no entendía por qué su madre se alarmaba cada vez que temblaba, ni por qué razón salía corriendo del departamento con su hermana y él sujetos de sus manos, mientras rezaban… Lo entendería un parpadeo después:

Todo dejó de ser “divertido”, en el lugar reinaba una orquesta de silencio profundo, en medio del estruendo que hacía ondular el piso y crujir la estructura de la construcción hasta hacer estallar sus vidrios y como las fichas del domino, empezó caer.

diurna

Días después del sismo, su mamá, hermana y él se fueron a Chiapas, con algunos familiares. Un par de meses, después regresaron a la ciudad para tratar de retomar la vida que habían dejado

Se cambiaron al sur de Coyoacán, en enero de 1986. Sus padres se separaron al día siguiente de la mudanza. Regresó a la secundaria en las aulas prefabricadas que la Héroes de Chapultepec ocupó durante un buen tiempo cerca del metro Balderas.

 Secundaria Diurna Número 3 Héroes de Chapultepec, septiembre 1985

diurna n

El 19 de septiembre a las 7:19 el edificio se derrumbó debido al gran terremoto, perdiendo consigo gran material educativo y consigo varias vidas…

Después del sismo la secundaria diurna se mudó provisionalmente al edificio de la Escuela Primaria y Secundaria Revolución, hasta el Ciclo escolar de 1987 1988 fue que se reinauguró el actual edificio.

La información más completa de la Ciudad de México en 21 Noticias. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.
***