“Il Cavallino Rampante” cabalgó sobre Reforma

f1 reforma

Esteban Gutiérrez es el primer mexicano en correr con un monoplaza de Ferrari sobre Paseo de la Reforma.


Tras 23 años de espera, la Formula Uno regresó a la Ciudad de México ¡Y de qué forma! Más de 80 mil aficionados bordearon la ruta comprendida desde La Diana Cazadora hasta la Glorieta de la Palma, sobre la avenida Paseo de la Reforma, para ser partícipes del Street Demo Ferrari México 2015; el preámbulo perfecto para la llegada del Gran Premio de México, que se vivirá los próximos 30 y 31 de Octubre y 01 de Noviembre en la CDMX.

Todo inició poco después de las 10 de la mañana con un desfile que dejó boquiabierto a más de un aficionado. Más de 15 autos emblemáticos de Il Cavallino Rampante como el 308 GTS, el 355 Berlinetta, un 458 Italia, el 458 Speciale, un 458 Spider, el 550 Barchetta y el California T, fueron los encargados de calentar los motores en estas festividades dominicales.

 


Después llegó el turno del piloto oficial Ferrari de Risi Competizione, Ricardo Pérez de Lara, quien a bordo de su Ferrari 458 (con el que salió campeón del mundo en la Fórmula Ferrari Challenge), realizó 3 vueltas al trazado de 1.3 kilómetros que se adaptó en la avenida más emblemática de la CDMX.

Con su auto a toda velocidad y con espectaculares “donas” (trompos o giros sobre el propio eje), Pérez de Lara se ganó el corazón de los capitalinos que por primera vez vieron correr un auto con un motor de 570 caballos de fuerza. Al finalizar su ronda, el piloto mexicano bajó de su auto para ofrecer sus guantes a los aficionados que le vitoreaban. “No hay mejor momento”, afirmó emocionado Ricardo al terminar su participación.

 


Entre una vuelta y otra de Ricardo Pérez, llegó el turno de Esteban Gutiérrez. El piloto regiomontano tuvo el honor de convertirse en el primer mexicano en la historia en conducir un monoplaza de Fórmula 1 sobre las calles de la Ciudad de México. “Es un gran ambiente, se siente muy especial estar aquí”, comentó Esteban un poco antes de subirse a su monoplaza.

Gutiérrez debutó en la F1 junto a Sauber en 2013 y pasó dos temporadas con la escudería antes de unirse a los de Maranello el pasado invierno. El joven mexicano ya se ha subido al SF15-T en un par de ocasiones en 2015, ya que pilotó en los test de España y Austria.

Tres series bastaron para que todos quedaran sorprendidos con el sonido y potencia del motor V8 que cargaba el Ferrari F60 de 2009 con chasis de fibra de carbono, que manejaba “Guti”.

 


Gutiérrez dejó sin aliento a chicos y grandes, al correr a más de 210 kilómetros por hora, y se hizo de vitoreos al frenar y comenzar con una serie de “donas” y quemando llanta a la altura de la Diana Cazadora. También se dio el lujo de saludar a los aficionados mientras realizaba sus suertes al volante. “Es maravilloso compartir mi pasión y me siento muy agradecido, tuve que tener mucha precaución porque la gente estaba muy cerca”, aseguró el regiomontano.

“Estoy muy agradecido con el público mexicano. La verdad es que estoy muy emocionado con esta respuesta de los fans, todos muy entusiastas; eso me da una motivación enorme, apuntando hacia lo más grande”.

Tras dos horas de espectáculo, Esteban Gutiérrez y Ricardo Pérez de Lara ondearon la bandera mexicana para recibir el aplauso final de la afición. Ahora sólo queda esperar a noviembre, cuando se corra el GP de México, decimoséptima parada de la temporada de F1 y antepenúltima antes de la gran final en y Abu Dhabi.