#GuíaCapital: Un metro de Rock con Jorge Flores Manjarrez

Urbanhistorias

Esta semana te invitamos a que dejes de andar a la carrera y te tomes un tiempo para disfrutar de los murales rockeros que puedes disfrutar en el Metro.

Un Viaje por el Rock and Roll

En la estación Auditorio de la Línea 7 del metro puedes disfrutar los primeros murales que Jorge Flores Manjarrez creó para el sistema de Transporte colectivo Metro: “Un Viaje por el Rock and Roll”, “Segunda Parada del Convoy del Rock and Roll” y “La tercera y Última Parada”.

La obra mide en su totalidad 67 metros cuadrados y podemos ver en ella a los rockeros, bandas y cantantes clásicos más importantes de la historia, como Jimi Hendrix, Elvis Presley, The Beatles, Slash, Led Zeppelin, Mick Jagger, Bob Marley, Freddie Mercury, Bruce Springsteen, Michael Jackson, Keith Richards, Kurt Kobain y Courtney Love, entre muchos otros más, montados en diferentes transportes. Por ejemplo, Janis Joplin sobrevuela la ciudad en su escoba de “bruja cósmica”, Grace Slick cabalga sobre un Ian Anderson convertido en centauro; por su partem Bill Halley, Chuck Berry, Johnny Cash, Bruce Springsteen viajan en un Turibús.

“Un Viaje por el Rock” fue inaugurado en junio de 2012 y mide 5.65 metros de ancho por 3.80 de alto; la segunda en febrero de 2013 con una extensión de 12 metros de ancho por 1.60 metros de alto, y finalmente en 2014 “La tercera y Última Parada” se unió a la fiesta midiendo 17.65 metros de ancho por 3.80 de alto.

Nadie conoce mejor esta obra que su autor, por eso fuimos a entrevistar al propio Jorge Flores Manjarrez. Así que pon atención y checa lo que nos dijo.

Qué onda, Jorge. ¿A poco si te gusta el Rock? ¿Cómo le entraste?
JFM: El Rock es y forma parte del soundtrack de mi vida. He crecido dibujando con música desde que tenía 5 años, veía las portadas de los discos que compraba mi carnal o los acetatos que intercambiaba con sus cuates. Escuchaba la voz profunda y ronca del “Rey Lagarto” y no me coincidía con su rostro. Ése fue mi primer acercamiento con la música; ahora no me concibo dibujando sin ella.

Oye y, ¿qué onda con los murales Un Viaje por el Rock y Segunda Parada del Convoy del Rock and Roll, ¿por qué elegiste a los personajes que plasmaste al final?

JFM: Los personajes los sugirió mi gusto musical; los demás el lienzo los fue nombrando.

Algunos de los personajes están en cuerpos de perros, aves, otros son antropomorfos, ¿hay una razón en particular?

JFM: Sí, la música es un híbrido de muchos géneros y una forma de vida. Los perros callejeros y sabios, las aves con alas rítmicas con la libertad de callejear y componer al antojo del rock.

¡Zaz! Maestro Flores, eso está bien profundo. Oiga, y ¿cuál es su personaje favorito de todos estos?

JFM: John Lennon es uno de mis favoritos por todo lo que representa. Su convicción era la de un visionario convicto, es decir, la libertad siempre lo impulsaba a pesar de la moral y las falsas creencias. Bob Dylan también y, obvio, el “Rey lagarto”.

 

Urbanhistorias del rock mexicano

En la Ciudad de México nos gusta el rock; nos gusta más que otras cosas. Y por eso sus exponentes más emblemáticos tienen su lugar dentro de la obra de Jorge Flores Manjarrez. “Urbanhistorias del rock mexicano” I y II son los dos lienzos sobre madera (de 10 metros cada uno) que se pueden encontrar en el transborde entre las líneas 2, 8 y 9 de la estación Chabacano.

Los murales están divididos en el día y la noche, en el primero se puede encontrar a los rockeros de la vieja guardia como Alex Lora, Botellita de Jerez, Rodrigo González, José Cruz (vocalista de Real de Catorce), Javier Bátiz y otros más que se pasean en las inmediaciones del Metro Chabacano, en donde ronda La Muerte, un personaje más de este mural.

“Urbanhistorias del rock mexicano II” tiene como fondo una clara mañana sobre la avenida Tlalpan, aquí podemos ver conviviendo a Cecilia Toussaint, Ely Guerra, Charlie Monttana, Saúl Hernández, Rubén Albarrán -de Café Tacuba-, La Maldita Vecindad en su “cocodrilo”, Jaime López en bici y Julieta Venegas echándose un “palomazo”, mientras Luis Álvarez “El Haragán” sale de una cantina.

 

¿Qué onda con estos murales, maestro Flores? ¿En qué se inspiró?

Sabía que tenía que hacer un mural plasmando el rock nacional y su ardua batalla para sobresalir y hacerse sonar, sobre todo por la satanización de finales de los 60’s. La banda se tuvo que refugiar en los “hoyos funky”, sobre todo si era un rock urbano que plasmaba y clamaba a la libertad y sus vivencias urbanas.

Viendo un cartón de Ahumada me di cuenta que tenía que hacer algo parecido. Muy de las calles, sus costumbres, pero también sus ángeles demonios y prostitutas eso lo tenía que plasmar en una noche con sus calles refugiadas de placeres y reventones ángeles vagabundos. Como Rockdrigo cruzando un puente peatonal y la muerte alcanzándolo para pedirle un autógrafo un ángel flotando en medio de la calle con su arremolinada cabellera fundiéndose con la noche y la luna clara mientras saca notas de un corazón.
¿Cómo fue que seleccionaste estos músicos entre tantos personajes del rock nacional?

El criterio fue escoger a esos músicos que siguen haciendo sonar sus guitarras, llorándole de alegría y de tristeza a su ciudad y gente. Después haré otro con toda la banda que faltó no por mal plan, (sino) simplemente (porque) el lienzo no los sugirió.

Y ya que estamos en eso, ¿alguno de ellos te ha dicho algo sobre tu trabajo?

Sí, muchos sobre todo nacionales me han mandado su foto junto a su dibujo. Pero también los Internacionales. Lemmy Kilmister (de Motörhead) puso en su página el mural de Auditorio donde está el con la patineta y tuvo muchísimos comentarios.

 

Así termina nuestra entrevista con el autor de estos fabulosos murales subterráneos. ¿Qué te parecieron? ¿A cuántos personajes reconociste y cuantas referencias a canciones? Estas piezas forman parte del acervo cultural del STC, que ya cuenta con 58 murales y punturas de gran formato en sus instalaciones. Te invitamos a que abras bien los ojos durante tu próximo viaje, seguramente encontrarás sorpresas agradables.