Gerardo Murillo, el doctor de los volcanes

portada-4-854x440

El 3 de octubre de 1875 nació en Guadalajara, Jalisco, el pintor y escritor mexicano Gerardo Murillo, “Dr. Atl”, impulsor del muralismo.

Gerardo Murillo, mejor conocido como Dr. Atl, fue pintor y escritor mexicano además de otras disciplinas como: la exploración, geología, filosofía, historia, crítica de arte, política; era apasionado de la vulcanología; estilista, doctor, profesor; practicó la caricatura, el ensayo y el periodismo.

Murillo decidió autoadjudicarse el seudónimo Atl, que significa agua en náhuatl y antepuso el título de Doctor en Filosofía, a sugerencia del poeta Leopoldo Lugones. En una carta dirigida a los miembros del Colegio Nacional, en 1951, explica que el cambio de nombre se debe a su interés en tener una manera de referirse a él acorde a su personalidad independiente.

Murillo nació en Guadalajara el 8 de octubre de 1875. En su ciudad, en el taller de Felipe Castro, aprendió a pintar a los 19 años atraído por el arte y más tarde ingresó en el Instituto Científico y Literario del Estado para continuar su formación. Sin embargo, insatisfecho con sus conocimientos, viajó a México para estudiar en la Academia de San Carlos y en la Escuela Nacional de Bellas Artes.

Fue maestro en la Academia de San Carlos de la Ciudad de México, donde tuvo como alumnos a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Años más tarde regresa a Europa para realizar exposiciones, y fundar el periódico Action d’Art.

Al enterarse del golpe de Estado de Victoriano Huerta en 1913, Gerardo Murillo regresa a México y se alía con las tropas de Zapata. Funda las revistas ‘Las artes de México’ y ‘Las iglesias de México’ y comienza a publicar libros y a ilustrarlos con numerosos retratos, desnudos de mujeres, montañas, mares y volcanes.

Su obra alcanzó estabilidad a partir de la década de los años 30, cuando se dedicó a pintar retratos y paisajes. Entre sus obras más importantes destacan los retratos de la pintora, poetisa y modelo mexicana Carmen Mondragón, con quien sostuvo un sonado romance y a quien él mismo bautizó en 1921 como Nahui Ollin.

Gerardo Murillo también se interesó vivamente por la vulcanología a partir de 1920. Escaló con mucha frecuencia el Popocatépetl y el lxtaccíhuatl para estimular esta afición y gracias a su interés tuvo la oportunidad de ser testigo del nacimiento del Paricutín en 1943.

Su afición a los volcanes la unió a su pasión por la pintura y con este propósito desarrolló los atl-color, una aportación técnica que consistía en aplicar tintes secos o resina con los cuales se podía imprimir sobre papel, tela o roca.

El doctor Atl falleció el 15 de agosto de 1964 por complicaciones respiratorias.

Con información de: Zahit Ríos

La información más completa de la Ciudad de México en Noticias 21. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.

***