Frida Kahlo, a 108 años de su natalicio

FK

Con motivo al aniversario del natalicio de la pintora, en diversas partes del mundo exhibirán muestras asociadas a su legado.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, uno de los íconos más representativos de la cultura mexicana llegó al mundo el 6 de julio de 1907. Una de las temáticas principales de su obra es el constante sufrimiento, ya desde infante su vida se vio marcada por varias tragedias. A la edad de 6 años contrajo poliomielitis, enfermedad que afectó a su pierna derecha y postrándola nueve meses en cama.

A los 18 años sufrió un accidente cuando el camión donde viajaba fue impactado por un tranvía, quedando destruído. Frida sufrió fracturas en costillas, clavícula, hueso público, su columna vertebral quedó fragmentada en tres partes y un pasamanos atravesó su cuerpo ocasionando una triple fractura de pelvis que le impediría tener hijos. Más de 32 operaciones, corsés de yeso y las secuelas del accidente la atormentaron a lo largo de su vida.

Durante su convalecencia en 1926 pintó su primer autorretrato, obra que dedicó a su novio, Alejandro Gómez Arias y de ahí comenzó una dinámica por reflejar en sus pinturas sus sucesos de vida proyectando en ellos los sentimientos que cada uno le producía.

“La gente se siente identificada en su obra e historia, más allá de las relaciones que mantuvo, su pensamiento ideológico y el sufrimiento mismo, por esa parte humana, eso la hace vigente en todo momento”, afirmó la especialista Paulina Ramírez, quien considera que la vigencia que ha tenido Frida a décadas de su muerte, tiene que ver con el color que plasmó en sus obras, colores muy apegados a lo mexicano.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) aseveró que desde el pasado 16 de mayo más de 180 mil personas han visitado el Jardín Botánico de Nueva York para admirar “Frida Kahlo. Arte, jardín y vida”, muestra de diversas plantas asociadas a la vida y obra de la pintora.

La vicepresidenta asociado de exposiciones y participación del Jardín Botánico, Karen Daubmann explicó que con la exhibición quisieron mostrar la historia poco conocida de Frida y la manera en que creció expuesta a la ciencia y a la naturaleza.

“Ella vivió rodeada de las cosas que amaba, una colección de animales, una gran cantidad de libros, el arte y la artesanía de los artesanos locales, un estudio lleno de luz, artículos de arte y un exótico jardín.”  Daubmann.

Desde hace dos años en La Casa Azul se exhibe “Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo”, muestra que permite a los visitantes adentrarse a la vida de la pintora a través de su vestuario y objetos personales, donde sólo los observadores podrán reconocer las múltiples facetas de Kahlo.

El Museo Dolores Olmedo hizo a julio el mes de Frida Kahlo y con “Ecos de tinta y papel. De la intimidad de Frida Kahlo”, la Casa Estudio Diego Rivera se unió a la celebración exhibiendo una colección de estampillas, cartas, telegramas, bocetos, fotografías, notas y postales.

En el Centro Cultural Tijuana “Frida Kahlo. Sus fotos” conformada por más de 200 imágenes captadas por grandes fotógrafos de la época y que para el mes de septiembre seguirá su recorrido por Estados Unidos, Nueva Zelanda, Brasil y Australia.

En Reino Unido se exhibe “Frida”, muestra fotográfica de Ishiuchi Miyako, quien captó con su lente varios artículos de la artista entre los que resaltan vestidos, una pierna prostética, gafas de sol y varios corsets adornados por la pintora.