El rescate imposible del 85: Monchito

monchito

¿Montaje, histeria? Llámese cómo se llámese, los mexicanos no olvidan a “Monchito”

Por: Karla Palacio.

La mañana del jueves, 19 de septiembre marcó un antes y después de todos los mexicanos, y es que al levantarse de la cama no tenían una idea de lo que pasaría unas horas después.

Exactamente a las 07:19 horas, la Ciudad de México quedó aturdida, fue un golpe duro, que dejó adolorido a todo un país.

Un sismo de 8.1 grados sacudió a las casas, departamentos, centros nocturnos, cines, oficinas, hospitales, cafeterías, escuelas, teatros.

141117126720

Primera plana del periódico Excélsior

Uno de esas fue la casa en un barrio de La Merced, en pleno centro de la capital mexicana, la cual contó una historia que movilizó rápidamente a la ciudadanía.

Todo ocurrió una noche antes, cuando Luis Ramón Navarrete, mejor conocido como ‘Monchito’ de 9 años y su familia pasaron la noche en casa sus abuelos pues al siguiente día viajarían a Cozumel, Quintana Roo.

Y al igual que a miles de personas, la familia de ‘Monchito’ fue sorprendida por la fuerte sacudida que la tierra provocó en el pasado Distrito Federal y que causó el derrumbe de la vivienda en donde se encontraba esta familia, como ocurrió con muchas de la zona.

Después del sismo se reportó un caos generalizado debido a los derrumbes que enfrentaba a la ciudad, la suspensión del transporte público, cortes a la circulación, víctimas, las miles de personas que se prestaron a ayudar a las mismas así como la movilización de cuerpos de emergencia que se prolongó por varios días más.

Aunque rápidamente los bajos ánimos que tenía el pueblo mexicano comenzaron a levantarse cuando en aquella zona de La Merced, los padres de ‘Monchito’ aseguraban que el y su abuelo seguían con vida.

mascara nota (1)

Algunos rescatistas aseguraban haber escuchado golpes de entre los escombros, tal es la historia de un rescatista, el ingeniero argentino Carlos Marbran que relato a EL PAÍS que dichos golpes les dieron una esperanza de vida “Si eres un adulto da un golpe, si eres un niño golpea dos veces”; se escuchaba decir a los rescatistas quienes quedaron perplejos al escuchar dos golpes.

Esos pequeños golpecitos recobraron la esperanza de los padres del pequeño y se reavivó al creer que su hijo podía estar vivo, por lo que se tenía la esperanza de sacar a “Monchito” con vida, pues también tenían la señal positiva de que en el sitio, no había olor que indicara que hubiera gente muerta.

Como si se tratara de una película de suspenso, los días comenzaron a pasar y no había señales de vida del niño. Inclusive, muchos expertos internacionales acudieron al lugar para afirmar que en el lugar ya no había gente con vida; sin embargo, el pueblo mexicano se aferró a la idea de que ahí seguía el pequeño, quien se convertiría en el último sobreviviente del terremoto.

Y como dicen, la esperanza es lo ultimo que muere, el pueblo se unió pues, Miguel de la Madrid, presidente de México, ordenó seguir con la búsqueda. Así fue como santeros, cantantes, bomberos, rescatistas, Plácido Domingo, el embajador de Estados Unidos en México y hasta el hijo de Jorge Negrete se dieron cita en la calle Venustiano Carranza, número 148 para rescatar a “Monchito”.

mascara nota (2)

Después de un operativo de rescate de más de una semana, todos llegaron a la misma conclusión, no había señales de vida bajo los escombros del edificio. La falta moscas y de olor a muerto en el edificio llamó la atención pues solo las padres de Monchito aseguraban que él se encontraba en ese lugar.

Los escombros de lo que alguna vez fue un edificio fueron removidos semanas después, simplemente para comprobar que el cuerpo de un niño de 9 años jamás existió, salvo el del abuelo, que fue el único que lograron rescatar sin vida del lugar.

captura2

Parte de una nota del periódico ‘La Opinión’

Con base a esto miles de teorías rápidamente comenzaron a hacerse populares ¿Monchito realmente existió? El padre del niño, Mauricio Nafarrate, trabaja quien trabajaba en la industria hotelera, aseguraba que si, lo que hizo pensar a muchos que había otras “intensiones” para que la gente escarbara en el lugar. Muchos comenzaron a divulgar que bajo los escombros se encontraba una caja fuerte que era del abuelo, la cual contenía dinero y algunos “tesoros” que la familia deseaba, por eso inventarse una historia de un niño que nunca existió para que la gente escarbara hasta llegar con el lugar indicado de la caja fuerte.

Algunos otros creían que era una conspiración del gobierno para que la gente no viera la magnitud del sismo, los estragos que este había dejado y que el país atravesaba una terrible crisis financiera a causa de que al año siguiente se celebraría el Mundial de México 86.

mascara nota (3)

Por su parte, expertos extranjeros creyeron que la razón por la cual un pueblo se “inventó” a un niño atrapado bajo los escombros fue una simple “histeria colectiva” en la que la ciudadanía quería aferrarse a la vida, luego de que miles fueron arrebatas en tan solo unos segundos a causa de un terrible monstruo llamado terremoto.

¿Montaje, histeria? Llamase cómo llamase, los mexicanos no olvidan a “Monchito” pues hasta ahora (luego de lo del caso de Frida del sismo del año pasado) consideran que fue el montaje televisivo más ruin de la historia al tratar de lucrar con el dolor que la gente sentía en esos momentos.

Con información de: El país, el universal, Excélsior y milenio.

La información más completa de la Ciudad de México en 21 Noticias. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.

***