El milagro que unió desconocidos en el Hospital Juárez

Hosp Juarez

Entre la tragedia y el temor, pueden existir los milagros.

Por: Mario Mares

Uno de los edificios derrumbados aquella mañana del 19 de septiembre de 1985, y uno de los derrumbes que cobró más víctimas sin duda fue el Hospital Juárez. En Plaza de San Pablo N° 13, en la colonia Centro se ubicaba un edificio que residía desde aquellos tiempos donde el conflicto bélico con los Estados Unidos de América se hacía presente todavía.

Lo que entre 1840 y 1850 se cimentaba como el Hospital de San Pablo, terminó convirtiéndose en el Hospital Juárez, institución importante cuando se habla de la medicina en el país, pues este lugar atendió víctimas de los hechos históricos más importantes del país –desde la Intervención francesa hasta la Decena Trágica-, además de las enseñanzas y cátedras en materia médica que se impartían en el lugar.

Con el paso del tiempo, el antiguo claustro se transformó en un enorme edificio dónde  enseñaban, residían y atendían médicos, un lugar donde diariamente el movimiento entre pacientes adultos, niños, adultos mayores, familiares y médicos era constante.

Imagen relacionada

En un lugar donde las tragedias podían ser cotidianas, nada se compara con la llegada del sismo de 1985. Aquella mañana en que la tierra retumbó, y en la que, por desgracia, el Hospital Juárez quedó hecho escombros.

La ayuda no tardó en llegar, las personas, desconcertadas intentaban reaccionar para unirse a rescatistas y colaborar en la ayuda de las moles caídas, con la esperanza de ayudar a quienes no tuvieron la misma suerte que ellos. En toda la ciudad pasaba lo mismo, en el Hospital Juárez pasaba lo mismo, pero entre la búsqueda sólo podían encontrar cuerpos sin vida del personal, familiares y pacientes que yacían en el edificio.

Pocos fueron los sobrevivientes, y numerosas las víctimas que habían y faltaban por encontrar. Fueron días de escarbar, de retirar escombros, de asistir a quienes quedaron atrapados; días en que rescatistas y personas se sumaron con la esperanza de ayudar, y, final, sus esfuerzos dieron resultado.

Entre los escombros pudieron rescatar a niños y bebés, que por sus ganas de vivir y por lo que la mayoría llama milagro, encontraron con vida luego de siete días de arduo trabajo por retirar muros y escombros, siete días de lluvias, calor y frío en que lucharon por encontrar alguien que les devuelva la esperanza por seguir.

Captura

 

La información más completa de la Ciudad de México en 21 Noticias. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.
***