El inicio de una nueva etapa para la Ciudad de México: Los Topos

topos

La historia de los ciudadanos convertidos en rescatistas ya forma parte de #19Historias19S

Por: Karla Palacio

07:19 horas, lo que empezaba como un día como cualquier otro en cuestión de segundos se vio afectado por un sismo de 8.1 grados que sorprendió a las y los capitalinos y  causó un paisaje devastador, edificios hechos pedazos, gente atrapada, otros tanto que lo perdieron todo en cuestión de minutos.

Tras un silencio incomodo, que dolía en el alma se vio interrumpido por las sirenas de patrullas, ambulancias y hasta bomberos que comenzaban a hacer su heroica labor y lograr rescatar a las víctimas de este impresionante monstruo.

Por si fuera poco, de la nada salieron a la luz los mejores rescatistas del mundo, que tiempo después serían conocidos como los Topos.

mascara nota (7)

Eduardo Acevedo, quien tenía 20 años en ese entonces cuenta cómo fue que nacieron estos superhéroes sin capa.

“La primera impresión que tengo es de ver la casa de enfrente, cómo se cae parte de la fachada. Mujeres de rodillas, rezando por misericordia”, recordó Eduardo Acevedo, para el programa Witness, de la BBC.

Luego del sismo, Eduardo salió de su casa que no se vio afectada por el terremoto, simplemente para ver que tanto había afectado a la capital del país, aunque había sentido muy fuerte el movimiento telúrico no le dio mucha importancia, hasta que llegó al centro, fue cuando ante sus propios ojos todo se derrumbó, vio una  Ciudad de México totalmente destruida y sin esperanza.

“Todo el mundo en la locura total” contó. Ahora la ciudad ya estaba catalogada como como zona de desastre.

Y como si de una señal del cielo se tratara, a Eduardo le nació el ayudar a la gente, tratar de regresarle la esperanza a un pueblo que estaba muy golpeado.

mascara nota (8)

“Empecé a escuchar de un grupo de gente que andaba metiéndose entre los escombros. Los busqué y me di cuenta que podía unirme a ellos”. Relató.

Al igual que Eduardo, otro grupo de personas ayudo ante la catástrofe, no le tenían miedo a meterse a los escombros, a buscar gente con vida, eran los hombres más valientes que alguien pudiera conocer.

“El primer rescate que me tocó fue el de una señora que había quedado atrapada mientras se bañaba. Estaba desnuda y no quería salir. Pedía ropa. Finalmente le pasamos una bata y la sacamos. Tenía algunos rasguños pero afortunadamente no tenía ningún hueso roto”. Siguió contando Acevedo al programa de la BBC.

El sentir la adrenalina recorrer su cuerpo y de que había salvado una vida lo hizo querer ayudar por el resto de su vida a la gente que más lo necesitara.

mascara nota (9)

Bien dicen que las cosas pasan por algo, pues para esos entonces Eduardo no tenía trabajo, hace seis meses que había salido del ejercito por lo que tuvo el tiempo para ir a ayudar a los trabajos de rescate. En esos momentos las clases sociales no importaban, solo se podía observar a los voluntarios que formaban cadenas humanas y que pedían silencio para tratar de escuchar a las personas que habían quedado atrapadas.

Sin estar especializados en trabajo de rescate y contando solo con sus manos, guantes y palas, el grupo de desconocidos comenzó a ser llamado para actuar en situaciones en las que los servicios de emergencia no se daban abasto.

La gente comenzó a ubicarlos y los apodó “TOPOS”, pues podían meterse hasta en el lugar más pequeño como esos animalitos para rescatar a las personas. Eso sí, fue hasta febrero de 1986 se constituyó legalmente la Brigada de Rescate Topos Tlaltelolco A.C.

Como dicen nuestros héroes favoritos “No hay remuneración, no hay muerte, no hay miedo, no hay comida. Únicamente el servicio a los demás, cuando comprendes esto, entonces eres un Topo.”

Esta es la historia de los ciudadanos más valientes de la ciudad que se convirtieron en rescatistas para luego ser llamados TOPOS y así formar parte de #19Historias19S

mascara nota (10)

 

Con información de: BBC, topos.mx,