El descubrimiento de la Aspirina

aspirina021

Felix Hoffmann descubrió una de las mejores píldoras para aliviar el dolor de cabeza: la aspirina.

Tal día como hoy del año 1897 el joven químico alemán Felix Hoffmann descubrió una de las sustancias más poderosas  del mundo, el ácido acetilsalicílico. Hoffman, dio sus primeros pasos en el mundo de la ciencia en el ámbito de la Farmacia, a partir de la cual descubrió su fascinación por la Química.

En 1894 comenzó a trabajar en el laboratorio de química de la Compañía Bayer en 1894. Fue allí, mientras trabajaba con otra sustancia, donde logró obtener ácido acetilsalicílico en una forma químicamente pura y estable. La sustancia demostró tener efectos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios.

En 1899, la Compañía Bayer la lanzó al mercado bajo el nombre de Aspirina. Cuando en 1928 Hoffmann se retiró, su descubrimiento se había convertido en un éxito a escala mundial.

La aspirina, el ácido acetilsalicílico, es químicamente un éster acetilado del ácido salicílico. Se trata de un principio activo cuyas primeras indicaciones lo muestran como analgésico, antipirético y antiinflamatorio, eficaz y bien tolerado.

Su nombre  proviene del término botánico Spiraea, que se refiere a una familia de plantas. De ahí proviene spir. La letra a indica el proceso de acetilación al que se somete al ácido, y la sílaba in era una terminación empleada con frecuencia para los medicamentos en aquella época.

Estos también fueron los inicios de Bayer en el mundo de la industria farmacéutica. Un cúmulo de casualidades e investigaciones que les llevó a convertirse en lo que hoy son, y con un producto como la Aspirina, que hoy en día está registrado en más de 70 países de todo el mundo.

Con información de: Zahit Rios.

La información más completa de la Ciudad de México en Noticias 21. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.

***