¿Conoces la historia del Heroico cuerpo de bomberos de la CDMX?

BOMBEROS 03

El Heroico Cuerpo de Bomberos es una Institución al servicio a la ciudadanía, indispensable para la protección de la vida en caso de peligro.

La institución de bomberos tiene más de 100 años el cuál se ha encargado de la protección de la comunidad; es el producto lógico del desarrollo de los pueblos.

Anteriormente en caso de algún incendio o siniestros, eran los propios vecinos los encargados de hacer frente a estos eventos.

Con el objeto de fortalecer el espíritu institucional, fueron capaces de llevar a cabo la fundación del Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México.

Época Colonial

Al fundarse la Ciudad de México en 1524, se elaboraron una serie de lineamientos administrativos, es así como encontramos las primeras ordenanzas para los Bomberos.

En esta época se dieron las primeras referencias históricas acerca de la existencia de grupos dedicados a combatir un siniestro, ya hablaban de un grupo de indígenas en colaboración con un soldado español.

Producto de las mezclas y creencias mítico-religiosas, el fenómeno del fuego era considerado una deidad al grado que se consideraba instrumento de castigo divino a los hombres por sus pecados cometidos. Por lo que sé acudía a rezos y santos pidiendo al cielo que el fuego no se propagara a los inmuebles aledaños.

El 31 de mayo de 1774, se expide el “Reglamento contra Incendios con 38 capítulos incluyendo medidas preventivas utilizadas contra los incendios, de las que destacan tres:

  1. Determinaba que los coheteros y obradores de fuegos artificiales vivieran y tuvieran sus negocios en los barrios alejados o arrabales de la ciudad.
  1. La llamada de fuego, con el toque de los pitos (los serenos), que se acordaban entre los guardias y campaneros siendo obligación de estos últimos tocar a fuego en todas las iglesias y parroquias cercanas al lugar del suceso.
  1. Los aguadores de la Ciudad deberían acudir a los incendios al primer anuncio de los pitos y campanas.

Época Independiente

En los inicios del siglo XIX, el grupo destinado a sofocar el fuego sufre cambios de gran importancia.

El 21 de Agosto de 1826, se da a conocer una Orden General, en la Plaza de México, que en sus puntos trata: el personal de armas deberá estar alerta y en espera de órdenes, dentro de sus cuarteles. Otro de ellos establece la cantidad de personal que acudirá al auxilio y la manera en que debe organizarse para hacer efectiva su ayuda, evitando el robo o extravío de propiedades.

Debido a que los reglamentos no habían observado cambio alguno desde las reformas creadas por el Conde de Revillagigedo, y en vista que gran cantidad de personas que acudían al siniestro no auxiliaban, se reformó el Reglamento de 1790, donde la Ordenanza General del Ejército determinaba que en caso de alarma, sublevación o fuego, deberían tomar las armas y comunicar a la imaginaria, para ser relevados y mantenerse en espera de órdenes del Gobernador o Comandante de Armas. Además, se determinaba que los incendios deberían anunciarse con el toque de campana, que sería la señal de acuartelamiento.

El 29 de junio de 1829, dicho Reglamento establece medidas para la construcción de techos y puertas de almacenes de leña, cebo y otras materias combustibles de casas o tlapalerías. Establece los barrios o arrabales donde podrán instalarse los “coheteros”, las tiendas de leña, carbón y otros materiales peligrosos.

Finalmente, obliga a la entrega de los planos de la construcción, a las autoridades para darles el visto bueno, el antecedente más antiguo de los dictámenes de prevención de incendio.

El 20 de Septiembre de 1862, se publicó un bando promulgado por el Gobernador José M. González Mendoza.

Restauración de la República

El 20 de diciembre de 1867, después de haberse realizado los comicios, el Congreso declara Presidente Constitucional de la República Mexicana al Lic. Benito Juárez, quien promulga un Decreto de la Compañía de Bomberos.

Con el propósito de conocer las disposiciones existentes con relación a los incendios, en 1867, la Obrería Mayor solicitó del ayuntamiento los primeros Bandos que tratan este asunto y así poder cumplirlas cabalmente.

El Diario Oficial del 20 de marzo de 1871, se publica en la sección “Gacetilla”, una serie de disposiciones encaminadas a la formación de una Compañía de Bomberos profesional, integrada por la Guardia Civil Municipal, la adquisición de bombas y otros utensilios. Se le informa al entonces Gobernador del Distrito Federal al C. Castillo Velasco, que por orden Presidencial, el Ayuntamiento es responsable del combate y control de incendios.

El 22 de febrero de 1873, en el puerto de Veracruz, donde se formó oficialmente el Cuerpo de Bomberos de aquella ciudad, considerado oficialmente, el primero y por tanto, el más antiguo a escala nacional; cuyo fundador y pionero fue el distinguido filántropo de la labor de bomberos profesionales en nuestro país, el C. Don Domingo Bureau, 1er. Capitán y Jefe de Corporación.

Porfiriato

Debido al aumento de la incidencia de servicios y el crecimiento de la Ciudad, y reducir el tiempo de respuesta, el Heroico Cuerpo de Bomberos en 1891, es dotada con 3 estaciones. En 1901, el Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal se moderniza con su primera línea telefónica.

Época Moderna (1928 – 1998)

Durante el Gobierno de Don Emilio Portes Gil (1928-1930), se adquirieron 3 bombas, uniformes y mascarillas de asbesto. El horario laboral era de 48 horas de trabajo por 24 de descanso, en la Ciudad de México de 3,000.050 de habitantes y una superficie urbana de 230 Km2.

El 28 de Noviembre de 1948 se recibió la llamada de alarma de la ferretería “La Sirena”, ubicada en las calles de Palma y 16 de Septiembre, la cual se consumía por el fuego; acudiendo inmediatamente el Segundo Comandante José Saavedra del Raso, junto con 60 elementos.

En 1951, se llevó a cabo el abanderamiento del Heroico Cuerpo de Bomberos por el entonces Presidente de la República Mexicana el Lic. Miguel Alemán Valdés, siendo Comandante del Cuerpo por el Coronel Evodio Alarcón.

El “Día del Bombero”, inicialmente era el 1º de Julio; haciéndose el cambio al 22 de Agosto a partir de 1956.

Confirmado dicho acuerdo en la convención realizada del 17 al 20 de septiembre, en el auditorio del Seguro Social de la Ciudad de México, quedando de común acuerdo que se festejara el 22 de agosto; ya que en esta misma fecha se fundó el primer Cuerpo de Bomberos en la República Mexicana en el puerto de Veracruz, en 1873.

En la segunda mitad del siglo XX, se escribe la moderna historia del Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, ya que se agregan a las Estaciones Tacuba y Tacubaya, la nueva Estación Central, las Estaciones de La Villa, Tlalpan, Tláhuac, Azcapotzalco, Cuajimalpa, Álvaro Obregón e Iztapalapa, que suman las diez estaciones de las 16 con que cuenta actualmente la corporación.

En 1983, el Departamento del Distrito Federal delega a la Secretaría de Protección y Vialidad la prevención de siniestros y catástrofes, a través de la Dirección de Siniestros y Rescate, estructura dónde queda ubicado el Heroico Cuerpo de Bomberos como un agrupamiento policiaco.

Finalmente el 24 de diciembre de 1998, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal publica en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, decreto que entra en vigor el 24 de marzo de 1999; así mismo es creado por la Dirección General del Heroico Cuerpo de Bomberos, el Reglamento del Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, el cual fue publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el día 13 de Abril del 2000 entrando en vigor el día 14 del mismo, con lo que se inicia una nueva etapa para el Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal.

info-bomberos

Con información de: Zahit Rios.

La información más completa de la Ciudad de México en Noticias 21. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.

***