Chicles, un problema de salud

chichle pegado

Más de 80 mil chicles ensucian y manchan el piso del corredor peatonal Madero, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Tardan 5 años en desintegrarse.

Autoridades sanitarias de la Ciudad de México realizaron un estudio bacterial con 10 chicles que se recogieron del corredor, los cuales arrojaron dígitos que rebasan el límite permisible de microorganismos indicadores de contaminación ambiental.

Además de dañar el patrimonio de la ciudad esto constituye un problema de salud pública que afecta a los transeúntes, ya que los chicles pueden albergar hasta 10 mil gérmenes como el estafilococo, salmonela y tuberculosis.

En el Centro Histórico existen dos brigadas de remoción de chicles, ellos se encargan de limpiar Madero, Bolívar, Isabel la Católica, 16 de Septiembre y 5 de mayo. Las máquinas que utilizan funcionan combinando vapor de agua a presión a una temperatura de 80°C con un líquido químico amigable con el medio ambiente. Esa combinación convierte el chicle en líquido e inhibe su capacidad adhesiva. Retirar cada chicle del pavimento representa un costo de $.75, esto multiplicado por los miles de chicles tirados en la calle, el costo es muy elevado.

Una cantidad desmesurada de goma de mascar termina en el piso y limpiarla requiere una gran suma de recursos. Equipo de A Tiempo 21 contabilizó 70 trozos de goma de mascar por cada metro cuadrado y dada su naturaleza no biodegradable, cada pieza tarda aproximadamente 5 años en desintegrarse.

Para más información, checa éste reportaje de A Tiempo 21.