95% de las muertes por infarto en la CDMX se podrían evitar

infartos

En los últimos 15 años en la Capital aumentaron del 15% al 37% de muertes relacionadas con enfermedades del corazón.

30 mil personas de las 75 mil que anualmente sufren un infarto en nuestro país mueren a causa de éste, sin embargo 95% de estos decesos se podrían evitar si se atienden durante la primera hora de los síntomas, sin embargo, la mayoría de los pacientes acude al servicio médico hasta 12 horas después de haber iniciado el infarto, lo que disminuye gravemente las posibilidades de ser atendidos con éxito; así lo revelan datos de la Secretaria de Salud de la CDMX quien inició la campaña “Atención Temprana del Infarto Agudo de Miocardio”.

La campaña busca los siguientes objetivos:

  1. Brindar atención inicial en el primero y segundo nivel de atención
  2. Salvar vidas en relación al ahorro de tiempo
  3. Informar a la población sobre signos de alerta en la calle y el transporte público

Como parte de este programa, más de 300 médicos y enfermeras de Hospitales y Centros de Salud de la CDMX recibieron capacitación en el Instituto Nacional de Cardiología, para identificar signos y prevenir infartos al miocardio.

El primer médico de la capital, el Dr. Armando Ahued, explicó que para disminuir las cifras de mortandad por enfermedades cardiacas se instalaron más de 70 electrocardiógrafos especializados en los 65 centros de salud, así como en los hospitales Balbuena, La Villa, Xoco, Belisario Domínguez, Ajusco Medio y Enrique Cabrera.

Aunado a esto, cuatro estaciones de servicios colocadas en los Centros de Salud podrán enviar trazos electrocardiográficos al Instituto Nacional de Cardiología, con el fin de que los especialistas puedan brindar recomendaciones de tratamiento, en tiempo real.

Principales factores de riesgo para presentar un infarto

De acuerdo a los especialistas, los siguientes son factores a considerar:

  • Hipertensión
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Sedentarismo
  • Consumo elevado de sal, tabaco y alcohol

Durante el periodo de 1998 al 2013, la Ciudad de México tuvo un crecimiento del 15% al 37% de fallecimientos relacionados con enfermedades del corazón.